Sariñena, Lanaja, Sena y Robres mantienen sus periódicos locales

Los vecinos de Sariñena, Lanaja, Sena y Robres reciben periódicamente sus respectivas publicaciones, el “Quió”, el “Despertad”, “El Tarirán” y “El Pimendón”, que nacían en las décadas de los 70 y 80, y que no sólo se mantienen sino que incluso crecen en número de suscriptores. También existía un quinto periódico “El Recautillo” en Lalueza que finalmente dejó de editarse hace varios años.

En la década de los 70 nacía el periódico “Despertad” en Lanaja, con un nombre que eligieron sus fundadores como toda una declaración de intenciones. Esta publicación, que hoy en día cuenta con su propio Consejo de Redacción integrado por vecinos de todas las edades, desde los 17 años hasta los más de 70, se edita con carácter cuatrimestral para más de 400 suscriptores. Posteriormente a esta publicación nació la Asociación najina del mismo nombre

En la localidad monegrina de Sena, el proceso de creación fue a la inversa, en el año1973 nacía la Asociación local “El Tarirán”, (título de uno de los sones tradicionales del Dance de Sena), y posteriormente en el año 79 veía la luz la publicación, que comenzó llamándose “El boletín” y finalmente se cambió por el nombre de la asociación. Al frente del periódico senense llevan los últimos 17 años, Jesús Cáncer y Eva Latre. En el caso del Tarirán hay 370 socios suscriptores de un total de 500 habitantes y su periodicidad es semestral.

En la Comarca de Los Monegros habría que esperar a la década de los 80 para ver el nacimiento del Quió y de El Pimendón, ambos editaban el número 0 en el año 88.

En Sariñena el periódico Quió, palabra que coloquialmente usan todos los vecinos, es todo un referente informativo para los más de 520 vecinos que lo reciben de forma bimensual, bajo la dirección de José María Plaza.

En Robres, tanto la asociación cultural “El Pimendón”, como la publicación del mismo nombre, son auténticos dinamizadores sociales de la localidad, de la mano de Pedro Oliván. Este periódico monegrino se edita con una periodicidad trimestral y llega a más de 400 familias.

Tanto el Quió, como El Tarirán, el Despertad y el Pimendón, cuentan con suscriptores fuera de nuestras fronteras y llegan a antiguos vecinos que hoy residen en países como Inglaterra, Estados Unidos, incluso a algún país africano. Todos ellos se intercambian sus propias publicaciones, que comparten un formato muy similar, en el que todos escriben sus propios editoriales que muchas veces, les ha costado presiones políticas y sociales. Por ese motivo todos los responsables de estas históricas publicaciones prefieren mantener la libertad de su línea editorial, sufragando gastos a través de las cuotas de los socios y en algún caso, alguna pequeña subvención de sus ayuntamientos.