Las Casas del Adamil amplían la oferta hostelera en el Cinca Medio

Las casas del adamil

“Las Casas del Adamil”, situadas a un kilómetro de Monzón, eran inauguradas este sábado con un acto al que asistían representantes del sector político y empresarial de la ciudad, a los que se mostraban todos los espacios de las instalaciones. Además, las empresas colaboradoras en el evento deleitaban a los presentes con un ejemplo de su oferta. Por la tarde, se ofrecía una jornada de puertas abiertas para que todo el mundo pudiera conocer este idílico espacio.

Álvaro de Riba, portavoz de la empresa, declaraba que esta iniciativa nace con vocación de servicio, y su objetivo es el de aportar al mundo de la restauración un espacio donde combinar buena gastronomía con el entorno natural.

Por su parte, el Presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Antonio Castillón, felicitaba al promotor de este proyecto y le ofrecía el apoyo de la institución (colaboradora, junto al CEDER zona Oriental, en esta iniciativa), al tiempo que destacaba su carácter emprendedor.

Finalmente, la alcaldesa, Rosa Mª Lanau, aseguraba que esta iniciativa enriquece la oferta hostelera de la zona, e incidía en la necesidad de trabajar aunando esfuerzos públicos y privados.

Tras los discursos, los presentes podían visitar todas las instalaciones, y a continuación tenía lugar la inauguración oficial con el corte de una cinta que se encontraba atada a un árbol. Posteriormente, las empresas colaboradas en el evento (empresas de caterin, de espectáculos o de ambientación musical) ofrecían a los asistentes una demostración de las posibilidades de celebrar eventos en la finca.

“Las Casas del Adamil” es un proyecto que ha nacido tras realizar una serie de obras en la finca conocida como “El Adamil”, para adecuarla como lugar de celebración de eventos de todo tipo, tanto particulares como de empresas. En las obras se recuperaba la nave utilizada anteriormente como granja con cubierta de vigas de madera. Ésta se ampliaba para convertirla en un gran salón con capacidad para 300 personas.

La idea surgía a comienzos de los 80, cuándo los jardines de la finca acogían la primera Jornada Gastronómica del Alto Aragón organizada por la Asociación de Hostelería. Este evento permitía a la empresa familiar, dedicada al ganado y agricultura, empezar a pensar en acondicionar el espacio para convertirlo en un lugar para realizar eventos. Los locales de los que se partía eran de los años 50, y fueron arreglados para celebrar la boda de un famoso actor, Conrado Sanmartín, que se casaba con Olga Quiles, una de las hijas de los propietarios en ese momento.