12.000 toneladas de escombros ya se han retirado del solar de las Harineras

Harineras Porta Harinas noviembre 2011

El derribo de los edificios de las Harineras Porta y Villamayor de Huesca comenzó el pasado mes de agosto y ya concluido la primera fase de desescombro. Ahora quedan dos grandes solares limpios de restos para los que el consistorio debe estudiar un uso provisional.

Los altos edificios que coronaban esta zona de la ciudad desaparecían el pasado mes de diciembre. Primero fue Villamayor y luego el silo de harinas Porta. Los reconocibles tejados de estas dos factorías ya no forman parte de la imagen de la ciudad.

La siguiente fase ha sido la del desescombro, una cuestión de salubridad que prácticamente ha finalizado. Una de las zonas, la del comienzo de la avenida Martínez de Velasco, está muy integrada en el casco urbano y el desescombro ha sido lento porque en ocasiones han tenido que esperar parados a que lloviera para no levantar mucho polvo durante el trabajo. Por el momento la empresa Reciclados y Derribos del Pirineo ha extraído 12 millones de kg de escombros de construcción y demolición, una cifra en la que no están contabilizados los residuos metálicos.

Una vez finalizado el derribo, de las harineras quedarán 40.000 toneladas de escombros, ya que una parte se usará en compactar el suelo, y 8.000 toneladas de metal.

Se trata, probablemente, de la actuación urbanística más importante que se ha llevado a cabo en la ciudad de Huesca, pero los tiempos son largos y la Junta de Compensación tiene un plazo de 5 años hasta que se lleve a cabo el proceso de urbanización.

La actuación urbanística proyectada para esta céntrica zona de la ciudad tardará un tiempo, y hasta entonces el consistorio estudia la posibilidad de derribar, una vez finalizadas las harineras, el resto de inmuebles del polígono. De esta forma, en esta zona quedaría un amplio solar al que, una vez, limpio, se le podrían dar diferentes usos.