El Constitucional da la razón a Cataluña en el conflicto de Sigena

Concentración bienes, Villanueva de Sijena, sept

El pleno del Tribunal Constitucional ha admitido el recurso interpuesto por el Gobierno catalán contra la aplicación del derecho de retracto planteado desde Aragón sobre los bienes histórico-artísticos del Real Monasterio de Sigena, que en la década de los ochenta fueron vendidos a la Generalitat de Cataluña.

Audio sin título

La sentencia, pone fin al caso más antiguo del Constitucional, donde permanecía sin resolver desde el año 1998.

El tribunal considera que en el conflicto de los bienes de Sigena, prevalecen los derechos de Cataluña, porque esta Comunidad puede ejercer la competencia sobre bienes patrimoniales depositados en su territorio con independencia de su lugar de origen.

Los bienes en conflicto, de gran valor histórico para Aragón, fueron vendidos por la Orden de San Juan de Jerusalén, que ocupaba entonces las dependencias del cenobio, bajo la supervisión del entonces Obispo de Lérida Ramón Malla.

La sentencia rechaza la petición de los abogados del Gobierno de Aragón, de dirimir el litigio en tribunales ordinarios, ya que explica que los conflictos entre dos comunidades deben resolverse en el Constitucional, y por el contrario estima los argumentos de los abogados de la Generalitat que alegaban que Aragón no puede ejercer el derecho de retracto porque los bienes ya estaban en Cataluña cuando nuestra Comunidad Autónoma asumió las competencias de patrimonio.

Recuerda el tribunal que la función que cumple el retracto en la legislación del patrimonio histórico es garantizar la protección de bienes, una labor que ya "cumple" el Gobierno catalán.

Contra la sentencia del tribunal, encabezado por el presidente del TC, Pascual Sala, se han emitido dos votos particulares de cuatro de los magistrados, Francisco Pérez de los Cobos y Ramón Rodríguez, para quienes el conflicto carece de relevancia constitucional.