Recuperar la confianza, clave para que el consumo no se retraiga

Los directivos aragoneses prevén un primer trimestre de estancamiento de la economía, con estabilidad en el comercio exterior. Por el contrario, un alto porcentaje estima que podrían bajar de nuevo las ventas e incluso algunos estiman que todavía podrían producirse nuevos recortes de plantilla. Hablan, además, de recuperar la confianza como elemento clave para que el consumo crezca y la economía se reactive.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Éstas son algunas de las conclusiones que se desprenden de la encuesta elaborada por la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón, cuyos resultados, recogidos en el Indicador de Opinión correspondiente al cuarto trimestre de 2011, daba a conocer el secretario general de ADEA, José Guillén.

Sobre la evolución general del conjunto de sectores, Guillén ha destacado que “un 62% de los directivos encuestados opina que empeorará en este primer trimestre del año, mientras que tan sólo un 8% cree que mejorará“.

No han sido mejores las estimaciones en cuanto a la financiación y su coste. Un 60% de los directivos considera que las dificultades van a continuar en la obtención de financiación, mientras que un 51,65% prevé que los costes de dicha financiación se encarecerán. Sin embargo, y por primera vez desde hace un año, un 10% de las respuestas apunta a una mejora en la facilidad de obtener financiación el próximo trimestre.

Sobre las plantillas, destaca Guillén, aumenta el número de directivos que opinan que éstas se mantendrán estables los primeros meses del año, pasando del 67,50% a un 83,6 %”. Sin embargo, apunta el secretario general de ADEA, “todavía se prevén recortes de plantilla que, de alguna forma, se reflejarán en una mejora de la productividad”.

En lo referente a las ventas, “tampoco se aprecian indicios de recuperación, con un 30% que todavía piensa que podrían reducirse”. “También aumenta el porcentaje de directivos que opina que para vender lo mismo deberán disminuir los precios”.

José Guillén señala, además, que frente a la estabilidad que los directivos pronostican para el comercio exterior, también aumenta el porcentaje de aquellos que prevén un empeoramiento de la cifra de importación, lo que “tiene importancia capital, ya que una disminución de la importación puede implicar una menor compra de bienes de equipo y esto puede afectar a la competitividad a medio plazo”.

Dicho barómetro -que recoge la opinión de los directivos aragoneses sobre la situación económica actual, así como sus previsiones para los tres próximos meses- ha sido elaborado con las respuestas de 204 directivos, procedentes del sector industrial (39,2%), automoción (22,5%), comercial (26%) y servicios (12,3%), cuyas áreas de responsabilidad son dirección general (27,5%), área financiera (30,4%), recursos humanos (24%) y comercial- comercio exterior (18,1%).

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón, fundada en 1960, agrupa a los directivos de forma individual y promueve las actividades y encuentros que sirven como lugar de encuentro, debate y reflexión para los directivos. ADEA cuenta con cerca de 1.200 asociados y en sus actividades han participado, en los últimos cinco años, más de 15.000 directivos.

Comentarios