El Sindicato Médico Provincial se fusiona con CESM Aragón

El Sindicato Médico Provincial (SIMPO) está en un proceso de fusión con la Confederación de Médicos CESM en todo Aragón. Se trata de dar una visión más autonómica al sindicato médico para rentabilizar recursos económicos y de personal. Un tema que preocupa al colectivo médico es el diagnóstico de la sanidad aragonesa anunciado por el consejero Ricardo Oliván. Desde el sindicato se acepta la necesidad de mejorar el sistema sanitario, pero no confían en los resultados. Es una intención que han tenido sucesivos gobiernos, asegura el director del sindicato, pero el problema de listas de espera y saturaciones continúa y es difícil cambiarlo.

Uno de los objetivos del Diagnóstico de la Sanidad Aragonesa que ha anunciado el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, es el de reducir las listas de espera y la saturación en atención especializada. Para ello han propuesto potenciar la atención primaria para que se deriven menos casos a los profesionales especialistas. El todavía presidente del Simpo habla de la necesidad de reformas, pero no se muestra esperanzado en sus resultados.

La confederación CESM Aragón ya existía, pero con esta fusión se crea una nueva estructura en la que las tres provincias tienen cabida para defender sus posturas. En opinión del director del SIMPO, Ángel Luis Atarés, una organización provincial ha demostrado ser poco operativa con una Administración autonómica funcionando desde las transferencias de competencias del Estado. Con esta fusión se quiere ahorrar gastos y aunar esfuerzos para funcionar mejor.

En Huesca hay unos 150 afiliados al Sindicato Médico Provincial, que se creó en el año 1984 y que ahora se integra en la Confederación autonómica de forma oficial.