Consumo valora muy positivamente el desarrollo de la campaña de rebajas de invierno

Un año más, el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha la campaña de inspección dirigida a los establecimientos comerciales que realizan rebajas en estas fechas del año. Las actuaciones de control se iniciaron en las tres provincias aragonesas el día 3 de enero, coincidiendo con el primer día hábil de las rebajas de invierno y, transcurridas tres semanas con casi 800 establecimientos visitados, desde la Dirección General de Consumo se valora muy positivamente el altísimo cumplimiento de los derechos de los consumidores en el desarrollo de esta campaña. Huesca, en todo caso, es la provincia en la que se han detectado más incumplimientos.

 

A pesar de que el gasto medio en las rebajas de este año no sobrepasará en Aragón los 90 euros de media, desde los servicios de inspección se considera fundamental no bajar la guardia y estar muy atentos en la exigencia del cumplimiento de todos los derechos que asisten a los consumidores en sus compras.

 

Los Servicios de Inspección de Consumo han visitado 761 establecimientos (609 en las tres capitales de provincia y 152 en el resto de localidades), correspondiendo el 90 % de ellos a textil y calzado. El mayor incumplimiento se encuentra en la falta del “doble precio” (anterior y actual), que se ha detectado en 52 ocasiones, seguido de la falta de exposición del precio en escaparates, detectado en 41 controles. Analizando los resultados por provincias, el cumplimiento es del 88,76% en Huesca, el 92,75% en Teruel y el 94,20% en Zaragoza, apreciándose un 6,6% de diferencia -en términos generales- entre las capitales de provincia, que cumplen más, comparándolos con el resto de localidades.

 

La Dirección General de Consumo ha valorado los diferentes aspectos que se han controlado sobre más de tres mil productos: supervisando el marcado de precios en los productos, la indicación del precio anterior y que las condiciones de venta fueran las adecuadas; además se ha requerido documentación a los establecimientos para comprobar la veracidad de la publicidad y la existencia de los diferentes productos ofertados antes del comienzo de las rebajas. Además, se ha observado que el cumplimiento de los comercios aragoneses sobrepasaba en todos los sectores el 90%, llegando incluso, en algunos de ellos, al 95%.

 

Como recomendaciones, ya habituales cada año, recordar que en las temporadas de rebajas: el consumidor mantiene los mismos derechos que el resto del año: garantías, modalidades de pago, entrega de facturas o recibos, etc; tan sólo se rebaja el precio. Es conveniente conservar los justificantes de compra ante eventuales reclamaciones.  En el caso de presentarse un conflicto, el consumidor debe ponerse en contacto con el vendedor, y si no se soluciona puede dirigirse a una asociación de consumidores, a la O.M.I.C. u O.C.I.C. de su localidad o al Servicio Provincial de Sanidad, Bienestar Social y Familia correspondiente, para solicitar información o presentar la oportuna reclamación si fuese necesario. A este respecto, conviene recordar que los establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo suponen una garantía a la hora de tramitar este tipo de reclamaciones.