AENA incomunica al Aeropuerto Huesca-Pirineos, según el club Nimbus

Aeropuerto Huesca Pirineos

Según escrito dirigido desde el Ministerio de Industria a los usuarios del aeropuerto, el gestor aeroportuario ha anulado la frecuencia oficial de radio del aeropuerto de Huesca, dejando sin comunicaciones a los pilotos que operan en la instalación aeroportuaria, y originando un gravísimo problema de seguridad, denuncian los pilotos de vuelo sin motor.

Según dicho escrito, dirigido al Aeroclub Nimbus desde el Ministerio de Industria, el organismo gestor de la red de aeropuertos nacionales (AENA) ha solicitado sin previo aviso la anulación de la frecuencia de radio destinada al tráfico de aviación general y especialmente, al Vuelo sin Motor. Esta decisión, supone, según el club Nimbus la total incomunicación del aeropuerto con las posibles aeronaves usuarias del mismo. Queda operativa otra frecuencia que sólo puede utilizarse cuando está activado el servicio AFIS, es decir, cuando hay aviones de pasajeros, y por lo tanto es inútil, al no haber actividad comercial en Huesca-Pirineos.

Según el Aeroclub Nimbus, esto no es más que una nueva chapuza de AENA y una muestra más del desprecio que viene manteniendo hacia el vuelo sin motor en Huesca, ya que en clara contraposición a lo que sigue manifestando a las instituciones locales y autonómicas, continúa actuando en contra de la única actividad permanente en las instalaciones del Aeropuerto Huesca. Además, el Nimbus dice que “éste hecho supone un grave atentado hacia la seguridad ,ya que al no haberse comunicado el cambio a las publicaciones oficiales, los posibles usuarios que lleguen al aeropuerto no pueden ser conocedores del cambio y estarán incomunicados ”.

La frecuencia anulada se viene utilizando desde que se instalaron aparatos de radio en los planeadores en el año 1963. Es una de las tres que se encuentran oficialmente reservada para el Vuelo sin Motor en todo el territorio nacional. El Nimbus, por ello, dice no entender cómo se le puede permitir a AENA desactivar unas frecuencias que no le pertenecen.