Los sindicatos sanitarios no confían en la “declaración de intenciones” del Gobierno

Este miércoles el Gobierno de Aragón presentaba ante los medios un documento con 400 medidas a tomar para afrontar de manera directa, eficaz y eficiente los problemas existentes. Tanto CESM- Satse Aragón, como la rama sanitaria de CSI.F consideran que este texto no pasa de ser un catálogo de intenciones que no va acompañado de la correspondiente especificación de medios y recursos necesarios para llevarlo a la práctica. Lamentan que tengan que opinar sobre el texto sin que se les haya presentado oficialmente. Según se ha sido anunciado, esto se producirá en la Mesa Sectorial de la Sanidad que se celebrará en 10 ó 15 días.

Lorenzo Arracó, secretario general de CESM-Aragón, denuncia que no se haya especificado qué pasa con los más de 4000 trabajadores eventuales de la sanidad, un número importante sobre el total (en números aproximados habla de 18.000 trabajadores en plantilla fija y unos 23.000 la plantilla real). Echa en falta una reordenación del trabajo sin vaguedades.

En cuanto a la ampliación de los horarios, CSI.F valora positivamente este asunto, pero cree que puede resultar dificultoso tanto por aspectos jurídicos como estructurales. De todas formas el sindicato entiende que no se puede seguir permitiendo que un paciente deba acudir a su centro de salud y se de cita para dentro de 5 ó 7 días.

Se aboga por una desburocratización del sistema y ésa es una tarea, dicen, que debería comenzarse en el propio Departamento y en la Gerencia del Salud. El sindicato denuncia que el Departamento presume de haber reducido de 8 a 4 el número de gerentes resulta irrelevante mientras mantiene una inexplicable tasa de 1 jefe por cada 16 trabajadores en el Salud.

Tampoco comprende CSI·F cómo se puede hablar de reducir el contrato eventual cuando ha sido el propio Salud, desde sus orígenes en 2002, el que lo ha fomentado: no ha convocado ofertas de empleo público acordes a las necesidades de plantilla que en cada momento existía y ha dejado siempre un elevado número de interinos y contratados, pese a haberse acreditado sobradamente que eran imprescindibles para atender dignamente a la sociedad.

Por último, CSI.F considera que este documento quiere poner en el punto de mira público a los profesionales, al achacarles un excesivo absentismo laboral, pero sin entrar en modo alguno a valorar las causas que provocan esas bajas laborales: trabajo en circunstancias estresantes, escasez de personal por falta de sustitución o por déficit de plantilla en algunos servicios y unidades que llevan consigo una mayor carga física.

Comentarios