Manos Unidas emprende su campaña nº 53 en apoyo al Tercer Mundo

Con el lema “La salud, derecho de todos: Actúa”, Manos Unidas pone en marcha su campaña número 53, que busca detener las graves enfermedades que azotan a las zonas del mundo más desfavorecidas. En el cartel de esta campaña se puede ver un estetoscopio unido al planeta Tierra. Subraya la idea de que todos nuestros esfuerzos funcionan como uno sólo, como un gran latido que aporta vida al mundo. Desde Manos Unidas recuerdan que, si no sumamos todos, el latido será débil y se apagará, igual que se apaga una vida.

En Huesca, este martes, a las 7 de la tarde, será el lanzamiento de la campaña, en el Palacio Villahermosa. Intervendrán Julián Ruiz, obispo de Huesca, Amadeo Puebla, misionero en la República Dominicana, en una zona fronteriza con Haití, y Araceli Cavero, Delegada de Manos Unidas en Huesca.

El viernes 10 será el Día del Ayuno Voluntario. De 5 a 8 de la tarde, en los Porches de Galicia, las voluntarias de Manos Unidas ofrecerán una magdalena y un vaso de agua, a cambio de un donativo, para solidarizarse con quienes no pueden comer todos los días. El domingo 12 de febrero se celebrará una colecta en todas las parroquias de la Diócesis, a beneficio de Manos Unidas.

Cada año, con la colecta que se realiza en todas las parroquias de la Diócesis, se subvencionan proyectos concretos. En esta ocasión, los donativos irán destinados a Colombia y Perú.

El primero de ellos será para el desarrollo económico para mujeres emprendedoras en Barranquilla (Colombia). La situación de la población de Barranquilla es de extrema pobreza. Viven en asentamientos de población desplazada. En estas zonas, más del 80% de las familias están formadas por madres cabezas de familia, la mayoría de estas mujeres tienen una escasa formación académica y su conocimiento empresarial viene de experiencias en diferentes oficios.

Con este proyecto se pretende darles una motivación e impulso para reconstruir su vida social y el tejido productivo, a fin de que puedan integrarse en la comunidad que les ha acogido. Las beneficiarias son 70 mujeres, cabezas de familia, desplazadas en riesgo de exclusión. El socio local es la Fundación Social La Sabiduría. El proyecto se centra en conseguir para estas madres, apoyo y acompañamiento psicosocial, muy importante para su autoestima, formación para el emprendimiento empresarial y apoyo para la conformación de pequeños negocios de subsistencia, que lógicamente tienen que ser sostenibles en el tiempo. A Manos Unidas se le pide una aportación del 85% del proyecto. El socio local aporta el 15% restante. No hay contribución municipal al proyecto. Importe total: 39.194 €. 

El segundo proyecto busca impulsar prácticas saludables y nutricionales en comunidades rurales de Apurimac (Perú). El proyecto está ubicado en la región de Apurimac (sureste de los Andes centrales del Perú), zona muy agreste y de topografía muy variada. La mayoría de la población infantil, menor de 5 años, presenta desnutrición crónica. Sus habitantes son bilingües, quechua y castellano. Es una de las zonas más atrasadas del país. Los beneficiarios directos son 310 familias, con hijos menores de 5 años y madres gestantes (1.550 personas). Los beneficiarios indirectos afectarán a 814 familias (4.071 personas), que viven en los distritos de intervención pero que no cuentan con hijos menores de cinco años.

El centro de Investigación y Desarrollo Urbano Rural CIDESUR ATIPAQ es una organización que contribuye a disminuir la pobreza, fortaleciendo las capacidades de las familias y organizaciones rurales de la zona. El objetivo es abordar la desnutrición crónica y anemia en niños menores de 5 años y en las madres gestantes. Se formará a las familias en higiene y alimentación, se instalaran bio-huertos familiares, módulos de animales, cocinas y letrinas.

El aporte de los beneficiarios y autoridades públicas es la mano de obra no cualificada y la dotación de materiales. Manos Unidas participa con 71% del presupuesto, asumiendo los gastos de construcción de los centros de estimulación temprana, equipos e instrumentos para los centros de salud, personal, capacitación, funcionamiento y gastos administrativos. Importe total: 70.400 €.

Comentarios