La Cámara de Huesca apoya el desarrollo de las estaciones invernales del Pirineo

La Cámara de Comercio e Industria de la provincia de Huesca apoya los diferentes proyectos de desarrollo y expansión de las estaciones invernales, por tratarse de focos fundamentales de atracción turística, y por su repercusión económica. Así, la Cámara respalda proyectos como el de la unión de las estaciones de Formigal, Astún y Candanchú, presentado recientemente por la Asociación Turística del Valle del Aragón, o el de la ampliación de la estación de Cerler por el valle de Ardonés.

En el primer caso, la Cámara considera que la unión de las tres instalaciones reportaría importantes beneficios socioeconómicos para las zonas de influencia, fundamentalmente los valles del Aragón y de Tena, al convertirse en la mayor superficie esquiable de España.

De acuerdo con los estudios que se han realizado, el proyecto de unión de las tres estaciones invernales es “técnicamente viable y económicamente sostenible”. La unión de los dos valles del Aragón y de Tena crearía la octava área esquiable más grande del mundo, con capacidad para 40.000 esquiadores diarios.

ESTACIÓN DE CERLER

En el caso de la estación de Aramón Cerler, motor de la economía del valle de Benasque durante el invierno, la Cámara apoya la reivindicación de la Asociación Turística Valle de Benasque de llevar a cabo dos acciones: la instalación de un telecabina desde Benasque a Cerler, y la ampliación de la estación por el valle de Ardonés (cara norte del Pirineo), lo que reforzará su imagen como una de las estaciones con mejor calidad de nieve y más alpina del territorio nacional.

En concreto, con la ampliación por Ardonés, Cerler se convertiría en la estación más alta del Pirineo y la de mayor desnivel de España, y estará en condiciones de ofrecer un gran dominio esquiable. En esta zona, debido a su orientación y características, se podría empezar a fabricar nieve a partir de mitad de octubre, con lo que se garantiza la apertura de la estación desde mediados de noviembre. Es decir, aseguraría el futuro de la estación por su altura, orientación y temperaturas (en inviernos cálidos). Con ello, Cerler podría equipararse a una estación de los Alpes.

Además, la instalación de la telecabina pondría a Benasque a pie de pistas, al igual que en los grandes centros de esquí de Europa. Esta infraestructura acortaría en kilómetros y tiempo el acceso a Cerler, facilitaría el acceso a los usuarios, evitando el complicado trazado de la carretera, y abriría nuevas posibilidades de explotación, tanto turística (telecabina en verano, Bike park para bicis, al igual que en los Alpes o Andorra), como social, pues podría usarse como transporte interurbano para comunicar Benasque y Cerler.

En términos generales, defienden desde esta institución, “la actividad del esquí es fundamental para el sostenimiento de la actividad económica de los valles de la provincia de Huesca que cuentan con estaciones invernales”. La Cámara entiende que toda mejora en las infraestructuras y equipamientos, con la lógica salvaguarda del respeto a la conservación medioambiental, conlleva un incremento de la capacidad de atracción de esquiadores y visitantes, con la consiguiente dinamización económica y empresarial.

Asimismo, dada la envergadura de estos proyectos y teniendo en cuenta la actual coyuntura económica, la Cámara considera que sería apropiado afrontar su realización por fases y en función de las disponibilidades económicas de las entidades encargadas de su impulso.

Comentarios