El glaciar del Aneto en las charlas de los jueves de Peña Guara

Glaciar Aneto

Este jueves día 9, a las 20 h, en los locales de Peña Guara en Vicente Cmapo se ha organizado una charla de Jordi Camins Just sobre "El Glaciar de Aneto, efectos del cambio climático en imágenes". Según algunos expertos en el año 2050 podrían haber desaparecido todos los glaciares del Pirineo Aragonés quedando únicamente unas 9 hectareas

La charla estará ilustrada por un centenar de imágenes y tratará sobre los conceptos generales, su formación y dinámica.

También ser realizara un repaso de la historia del clima para conocer la situación actual en relación a otras épocas históricas y la evolución reciente de los glaciares de los Pirineos

El autor ha participado en ascensiones y expediciones a glaciares y montañas de Europa, Asia, África y América. Desde 1982 (durante 30 campañas) dedica parte de su tiempo libre a la observación de los glaciares de diferentes lugares del planeta, y por razones de proximidad geográfica, de los Alpes y especialmente de los Pirineos.

Entre sus actuaciones destaca la colaboración con la Universidad de Zaragoza en el programa “Estudio de la dinámica de los Glaciares del Pirineo Aragonés”. Sus aportaciones han sido utilizadas en diversas publicaciones científicas, entre ellas el “Boletín Glaciológico Aragonés”, y para exposiciones en Centros de interpretación de los Glaciares Pirenaicos.

A través de la imágenes comparativas que se mostrarán en la proyección, podréis observar paso a paso y desde diferentes emplazamientos, el deterioro del Glaciar de Aneto, desde que hace un cuarto de siglo y después de un breve período de estabilización, se inició la actual etapa en la que este aparato glaciar ha perdido más de medio kilómetro de longitud, y el espesor de su hielo se ha visto reducido de media en unos 17,5 metros.

El Glaciar de Aneto formaba parte de una de las cabeceras del gran glaciar del Valle de Benasque que, al final de la última glaciación, hace 18 mil años, alcanzó una longitud de 36 Km., reducida ahora a 662 metros. Su último período de avance coincide con la Pequeña Edad del Hielo (1550-1850). Desde entonces, en un siglo y medio, ha perdido el 77% de su superficie.

Si no se producen cambios sustanciales en las actuales condiciones climáticas, el Glaciar de Aneto habrá iniciado el final de su historia. En los próximos años se prevé un segundo fraccionamiento de grandes dimensiones y, más adelante su transformación progresiva en diversos heleros inconexos. Finalmente la extinción a mitades del presente siglo. Si este es el destino del mayor de los glaciares de la cordillera pirenaica, adivinad cuál será el de los demás aparatos (40 heleros y 24 glaciares) que sobreviven aún en los Pirineos.

Además de la charla se realizará una pequeña exposición de libros y pósters de "El Glaciar de Aneto, efectos del cambio climático en imágenes" que con el respaldo de La Fundación Rotaria se ofrecerán al programa benéfico Polio Plus.

SITUACION DE LOS GLACIARES

En el Valle de Tena y Valle del Ara, en el área del Balaitus y Punta Zarra, sólo quedan algunas láminas residuales y escamas de hielo. En el Macizo del Infierno, se repite el aspecto adelgazado. El Vignemale, está próximo a su extinción y el Taillón, sólo queda una lámina cóncava y deteriorada.

En el Valle del Cinca, Soum de Ramond extinto, la cara norte de Monte Perdido muestra su adelgazamiento, el de Cilindro-Marboré se ha convertido en dos heleros y el de Robiñera puede considerarse extinto.

En el macizo de la Maladeta, las tendencias en el año 2000 estaban muy marcadas: pasos a láminas de hielo en los aparatos más reducidos e inclinación hacia el adelgazamiento y otras muestras negativas incluso en los glaciares mayores.

Valles del Ésera y Ribagorza, se observan pérdidas en el Macizo del Posets aunque el rocoso de Los Gemelos mantiene su aspecto. En el Macizo del Aneto, se observa un adelgazamiento generalizado. Barrancs ha perdido menos, pérdidas también en el de Tempestades y el de Cregüeña extinto.

El ejemplo más claro de desaparición de glaciares pirenaicos es el de Monte Perdido ya que ha sido uno de los más ampliamente estudiados.

Según Greenpeace, los indicadores glaciológicos y criológicos de la alta montaña pirenaica inducen a pensar que de seguir así, las condiciones actuales y recientes, o de cumplirse las predicciones, los glaciares actuales tenderán a una drástica reducción a mediados del siglo XXI, ya que en el 2050 podrían quedar solamente nueve hectáreas de glaciar y produciéndose su fusión completa en los 20 años siguientes.

Comentarios