Cartas al director: Así, sí.Gracias

Juana Arnau Rodríguez

Presidenta Asociación ESCALIBAR

El pasado domingo, no fue un domingo cualquiera, la ansiada nieve apareció por fin e iluminó el paisaje de este Pirineo convirtiéndolo en un mágico escenario. En este mismo escenario y bajo la blanqueada cúpula de su Pista de Hielo, se dieron cita las familias y amigos de Escalibar dispuestas a disfrutar de lo lindo en esa inclemente jornada matinal.

Niños, adolescentes y mayores aprovechamos la oferta realizada por el Ayuntamiento de Jaca para realizar una actividad lúdica y deportiva en este Pabellón. La “discapacidad” dejó durante dos horas de ser una insalvable barrera para convertirse en un extraordinario recurso de camaradería.

Los retos durante la práctica de ésta actividad en la Pista de Hielo, se planteaban en cualquier instante: ante una caída la reacción de volver a levantarse, ante los golpes la sonrisa, ante la dificultad la solidaridad. Todos querían atraer la atención demostrando su desparpajo sobre el hielo y, ya lo creemos que lo consiguieron.

A los padres se les vio tan espléndidos como el día que lucia en el exterior, pero todo esto no hubiera podido realizarse si para ello no se hubiera contado con la extraordinaria colaboración de los técnicos y trabajadores de esa instalación (desde la Recepción, hasta los que se encargaban de acomodar los patines), todos nos dieron una maravillosa lección de humanidad, ayudando y participando como si de sus propios hijos se tratara.

Por ello desde estas líneas queremos agradecer este gesto y hacerlo extensivo al Concejal de Deportes, al Jefe del Servicio de éste área Enrique Pérez, que en todo momento estuvo pendiente del desarrollo de las actividades que los monitores con gran acierto proponían. Fue una jornada difícil de olvidar y que sin duda nos animará a volver a repetir.

Vaya pues en estas líneas nuestro reconocimiento a todos los que con su trabajo y generosidad hicieron posible que estos niños y adolescentes no pierdan nunca la esperanza de superación ni su contagiosa alegría.

Comentarios