Cáritas entregó en 2011 más de 240.000 euros para ayudar a las personas o familias necesitadas

El Programa de Acogida de Cáritas ha venido detectando, en los últimos meses, la fuerte incidencia de la crisis económica, con un notable incremento del número y la gravedad de los problemas planteados, correspondiendo el 80% a personas cuyas necesidades afectaban a toda la familia. Este programa, según Cáritas, es “la puerta de entrada”. Toda persona que acude a ellos en demanda de ayuda es atendida por este programa, en el que trabajadores sociales y personas voluntarias escuchan y tratan de conocer la situación familiar, laboral y económica de la persona, las necesidades que plantea y, a la vista de esos datos, informar y orientar hacia posibles soluciones.

La acogida de Cáritas Huesca es prestada en la sede diocesana y en las parroquias del Perpetuo Socorro, San Lorenzo, Santiago y Sariñena.

Tras la detección de esta preocupante situación, se prestan ayudas, puntuales y por un tiempo determinado, en alquileres, electricidad, gas, alimentos y farmacia. Estas ayudas alcanzaron en 2011 los 100.000 euros. Una cantidad que era el doble de la repartida en 2010.

Otras ayudas entregadas son las becas de asistencia a las actividades formativas, ocupacionales o de inserción laboral en los distintos talleres de Cáritas. Superaron los 142.000 euros y contribuyeron a complementar la reducida economía de muchas familias.

En la actualidad, la mayor demanda es por pérdida de empleo. Cáritas Diocesana también puede colaborar ofreciendo trabajo o informando de personas que pueden ofertar algún empleo, aunque sea de carácter temporal.

Cualquier persona que conozca a alguien o a alguna familia que esté en situación de necesidad, puede informar al responsable de su parroquia o a alguna persona del equipo de Cáritas para que se pueda actuar, ofreciéndole las diversas ayudas disponibles.

Comentarios