Un guía de montaña de Jaca quiere ser el primer español que descienda el Cho Oyu esquiando

Raúl Muñoz, guía de montaña en Jaca y su compañero Jordi Monterde, preparan una expedición al Cho Oyu donde van a intentar algo que ningún español ha conseguido, descender esta montaña de más de ocho mil metros de altitud esquiando.

El Cho-Oyu, con 8.201m de altitud, se encuentra en territorio Tibetano, a tan sólo 50km al oeste del Everest.Constituye la sexta montaña más alta del mundo y ningún español ha conseguido descenderlo esquiando íntegramente desde que lo lograran en 1988 los italianos Lino Zani y Flavio Spazzadeschi.

El doble reto de esta expedición es conseguir llegar a la cumbre y descender esquiando, de modo que el logro sea reconocido internacionalmente como el primer descenso con esquís a nivel español de una montaña de 8.000 metros.

Las más altas montañas del mundo han sido escaladas desde los años 50, sin embargo el doble esfuerzo de escalar una de ellas y además descender de su cumbre con esquís es un reto relativamente reciente. Las especiales condiciones de falta de oxígeno a 8.000 metros (un 70% menos que a nivel del mar) requieren de un entrenamiento y capacidad técnica notables, con lo que el reto de bajar esquiando, añade una gran dificultad. Sólo 17 alpinistas han conseguido este reto (hasta 2008), y ninguno de ellos español.

Raúl Muñoz y Jordi Monterde son los dos alpinistas que forman esta expedición. Y que una vez más, tras muchos viajes y escaladas juntos, buscarán los 8.201m de la cumbre del Cho Oyu. El primero de ellos guía de montaña en Jaca, será quien asuma el reto de bajar de la cumbre del Cho Oyu sobre sus esquís. Mientras que Jordi Monterde, para quien es su segundo intento de ascender a esta montaña, estará encargado del apoyo necesario en el montaje y desmontaje de tiendas en los campos intermedios y porteo de material, además de la fotografía y filmación de vídeos de la expedición, supliendo en parte el apoyo que habitualmente realizan los sherpas de altura.

Ambos montañeros pretenden partir hacia Kathmandú, donde iniciarán la aclimatación necesaria, a finales de septiembre de 2012. Esperemos que a su vuelta, sanos y salvos, consigan poner sus nombres en la reducida lista de quienes coronaron el Cho-Oyu y además lo descendieron esquiando.

Comentarios