Decepción por la falta avances en el regreso de los bienes de la Diócesis de Huesca

Nuevo capítulo de las reuniones para el regreso de los bienes, en este caso de la Diócesis de Huesca: este viernes tenía lugar una nueva reunión entre el obispo, Julián Ruiz, y los alcaldes de Peralta de Alcofea y Berbegal, Obdulia Gracia y Miguel Ángel Puyuelo. Tras más de hora y media de encuentro, éstos han mostrado su “decepción” por la situación en que se encuentran, consideran que el litigio se está prolongando demasiado en el tiempo y que Ruiz no es “lo efectivo que es Joan Piris”, el prelado ilerdense.

En este encuentro, apuntaba Gracia, el Obispo volvía a pedirles confianza en las reuniones que él realiza con Piris, gestiones que “van por buen camino”, y volvía a mostrarse convencido del regreso de los Bienes aunque sin dar ninguna fecha. Paciencia era lo que pedía a los dos alcaldes, que llevan desde 1995 solicitando el regreso, a sus parroquias, de los bienes que actualmente se encuentran en depósito en el Museo Diocesano de Lérida.

La solución, aseguraba Obdulia Gracia, sería tan sencilla como pedirle a Joan Piris “que se vaya del concordato del museo, que se lleve las piezas al obispado y que las devuelva a las parroquias propietarias de las mismas”. Un hecho, señalaba Gracia, “de Obispo a Obispo” y se mostraba convencida de que, de no ser por su insistencia, la atención de los medios de comunicación y la preocupación de todos los aragoneses, “esto se habría quedado en el olvido”.

Opiniones que daba la alcaldesa de Peralta de Alcofea mientras el primer edil de Berbegal declinaba hacer cualquier declaración hasta que no se celebre un encuentro, que todavía hay que solicitar, entre el Gobierno de Aragón, obispado de Huesca y estos dos ayuntamientos. Una reunión que no se pedirá hasta que la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, se reúna con su homólogo catalán, Artur Mas.

Julián Ruiz, prelado de la Diócesis de Huesca, no quiso dar su opinión sobre el resultado de esta reunión a dos bandas entre alcaldes y obispado.

Comentarios