El IEA adquiere un libro de Lastanosa de 1621

Portada Libro Lastanosa

El Instituto de Estudios Altoaragoneses de la DPH ha adquirido un ejemplar magníficamente conservado del libro que Salvador Ardevines Isla, un médico natural de la localidad de Luna, publicó en Madrid en 1621 con el título Fábrica universal y admirable de la composición del mundo mayor, donde se trata desde Dios hasta nada, y del menor, que es el hombre.

El ejemplar resulta interesante por varios motivos, entre ellos que formó parte de la biblioteca que Vincencio Juan de Lastanosa reunió en su palacio del Coso Alto y de la Huesca del siglo XVII, ciudad a la que ahora regresa definitivamente.

El libro incluye el ex libris impreso que el mecenas oscense colocaba en las obras que adquiría, en el que se lee: “De la Biblioteca de Vincencio de Lastanosa, caballero infanzón, ciudadano de Huesca y señor de Figueruelas”. En sus páginas, Lastanosa subrayó y anotó los datos y noticias que más le interesaron. Y al final del volumen escribió, con su característica letra: “Leílo a 9 de setiembre del año 1649. 2.ª vez”. Este libro también figura en el catálogo de las obras que integraban la biblioteca lastanosina, conservado actualmente en Estocolmo.

Salvador Ardevines, un médico aragonés cuyo retrato en forma de grabado aparece en el libro, solo publicó esta obra, de la que existía únicamente un ejemplar en Aragón, en la Biblioteca Universitaria de Zaragoza, y que no contaba con portada y cuyos preliminares se encontraban deteriorados. El que se conserva desde ahora en el Instituto de Estudios de la Diputación de Huesca destaca, por el contrario, por hallarse completo y en un espléndido estado de conservación. El IEA lo ha adquirido por 1500 euros.

Este libro de 1621 destaca por recoger varios episodios singulares que se sitúan en Huesca y en el conjunto de Aragón. Entre otros, el duende que tocó en el año 1601 el órgano de la iglesia de Santa María in Foris, entonces convento agustino y cuya restauración acaba de culminar la Diputación Provincial de Huesca; los “ruidos grandes y espantables” que despoblaron el lugar de Marcuello; o diversos casos de mujeres acusadas de brujas, incluida una a la que se le aplicó el ungüento mágico que decía poseer para comprobar sus efectos.

Comentarios