"A todo trapo": Reciclar ropa dando trabajo a los más necesitados

Cáritas Diocesana de Huesca recoge ropa usada con el fin de reciclarla, a través de un proceso de selección, lavado, repaso de costura y planchado, hasta convertirla en ropa perfectamente reutilizable por quien no pueda o no quiera comprar ropa nueva.Todo ese proceso, sin perjuicio de su valor ecológico y social, tiene por finalidad el desarrollo de un proyecto de inserción socio-laboral y de promoción del empleo, con el objetivo de facilitar a personas, en riesgo de exclusión y con situación económica muy precaria, su integración en el mundo del trabajo, mediante la formación laboral, el acompañamiento y la intermediación para el empleo e, incluso, con contratos iniciales de inserción.

Para ello, Cáritas Huesca dispone de un taller, con el nombre de “A Todo Trapo”, situado en una nave de la calle Gibraltar, con instalaciones de lavandería industrial, de costura y plancha y almacenes, en el que se realizan procesos de inserción laboral a15 mujeres, que aprenden así habilidades que les facilite su acceso al mercado de trabajo. Al mismo tiempo, el taller permite dar ocupación a 4 trabajadores en contratos iniciales de inserción, que suelen ser mujeres que han destacado en sus habilidades durante el periodo formativo; e igualmente, como taller ocupacional, participan 6 personas muy necesitadas en labores complementarias del taller. Tanto las mujeres que se forman para el empleo como los que participan en el taller ocupacional perciben una beca de asistencia, que les permite completar sus modestas economías.

En resumen, son más de 30 personas las que se benefician cada año de la actividad de reciclado de ropa usada de Cáritas, teniendo en cuenta además que se intenta ir renovándolas cada curso, por lo que son numerosas las que han sido favorecidas por el proyecto a lo largo del tiempo.

La ropa reciclada es destinada en su gran parte a la venta, a precios muy módicos, en los puntos “Trobada” de Huesca, Sariñena y Zaragoza. Las tiendas de Huesca y Sariñena son atendidas exclusivamente por voluntarios y, aunque están abiertas al público general, se atiende en ellas principalmente a compradores de escasos recursos. La finalidad de estas tiendas es doble: por un lado, dar valor al trabajo realizado en los talleres de Cáritas por personas necesitadas y, de otro, ofrecer a gente de economía modesta productos reciclados que de otra forma no podrían adquirir. Con el producto de las ventas se cubre una parte de los gastos que genera todo el proceso de reciclado de ropa. Otra parte de la ropa reciclada es donada directamente a personas necesitadas, que acuden a Cáritas en demanda de ayuda o a personas sin hogar que carecen de abrigo o de saco de dormir.

Dado el interés que reviste todo este proceso, se hace un llamamiento a los oscenses, para que no almacenen en sus armarios la ropa usada que ya no precisen y la entreguen en bolsas en su parroquia o en el taller de “A Todo Trapo” de Huesca, en prolongación calle Gibraltar, nave 3, frente al parque Joaquín Roig, del Perpetuo Socorro.

Comentarios