Las licencias exprés para abrir pequeños comercios son "migajas que no solucionan nada"

El Gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado una ley para eliminar el sistema actual de licencias municipales para abrir un pequeño comercio y sustituírlo por otro exprés que reduciría los actuales plazos a tan solo un día. Julio Ollés, presidente de la Federación de Comercio de la provincia de Huesca considera que esta medida son “migajas que no solucionan nada”. Asegura además que es una forma de “machacar todavía más al sector” que perjudica al comercio minorista y beneficia a las grandes marcas.

Para Ollés, este anuncio es una muestra de la “prepotencia ministerial”, y muestra su extrañeza de que se haya hecho público sin consultar al sector, más cuando este mismo miércoles hay una reunión con el secretario de Estado de Comercio, Jaime García – Legaz, que fue quien anunció esta ley.

Esta futura norma será aplicable para empresas con menos de 250 trabajadores, menos de 50 millones de euros de facturación anual y en un local de menos de 300 metros cuadrados. Unas condiciones que no comparte el presidente de los comerciantes de la provincia, preguntándose “cómo puede ser que un comercio con 300 metros cuadrados pueda tener 249 trabajadores”.

Además, recuerda que en Aragón en la actualidad el comercio minorista no necesita dos licencias como se dijo en el anuncio de esta nueva norma, sino solo ceñirse a la licencia municipal, por lo que lo único que va a cambiar es que no se va a necesitar pedir permiso, sino ir al ayuntamiento con el informe técnico (también necesario hasta ahora) y pagar la cantidad correspondiente para poder abrir al día siguiente.

Según explicaba el secretario de García – Legaz, el objetivo de esta “autolicencia exprés” sería el de agilizar trámites y reducir tanto los costes para el emprendedor como el plazo de apertura, que oscila entre los 6 y los 18 meses.

A juicio del secretario de Estado de Comercio, este sistema puede hacer del pequeño comercio un "nicho de empleo" y un sector refugio para los desempleados así como para la gente con menos formación, algo de lo que también duda Julio Ollés. Señala que las personas que entraran en este sector, en el momento actual, lo harían “engañados”, ya que en la actualidad muchos pequeños comercios están teniendo “verdaderos problemas hasta para poder pagar sus gastos corrientes”.

De ser aprobado, el nuevo sistema comenzaría a funcionar en junio, aunque los ayuntamientos que lo deseen podrán hacerlo antes modificando la ordenanza municipal correspondiente. Para empezar a perfilar esta Ley de Eliminación de Licencias, a lo largo de la primera semana de marzo se pondrá en marcha una mesa sectorial con las comunidades autónomas para que, en menos de tres meses, el proyecto de ley comience su trámite parlamentario.

Comentarios