CSI-F aboga por la negociación y la defensa de los derechos de todos los trabajdores

CSI-F, el sindicato más representativo en las Administraciones Públicas considera, previo a cualquier otra medida de presión, agotar los cauces de la negociación. Para ello ha anunciado que trabajará con los grupos parlamentarios para evitar que la reforma laboral dañe los servicios públicos de los ciudadanos, al mismo tiempo que se garantizan los derechos de todos los trabajadores. También hace hincapié en defender al personal laboral del acoso a sus puestos de trabajo a los que somete esta nueva reforma.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha manifestado su rechazo a las medidas de la reforma laboral. Considera que éstas no van a servir para crear empleo, sino que van a desequilibrar las relaciones laborales en España. Unas medidas que, dice este sindicato, “facilitan la destrucción de empleo, precarizan aún más las condiciones laborales y salariales de los trabajadores y profundizan en el desmantelamiento del sector público”.

Añade, además, que “no va aceptar la sombra de la duda que sobre los laborales de la Administración Pública se cierne con la disposición adicional segunda, que pretende abrir la puerta al despido de personas que accedieron a su plaza por oposición”.

A su juicio, esta reforma, por sí sola, “no va a crear empleo sino va acompañada de medidas que persigan el fraude fiscal, la economía sumergida y la reactivación racional de la inversión pública”. De esta manera, señala que “si no se genera empleo es por la recesión, la caída del consumo interno, la falta de crédito y el déficit generado por unos administradores políticos que han derrochado, y que ahora están pagando los trabajadores”.

Igualmente, el sindicato subraya que la reforma laboral propicia la destrucción de empleo en el sector público, sin entrar a valorar si es necesario o no y rechazando la negociación y el trabajo para adecuar las Administraciones Públicas. De esta manera, recuerda que el Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos podrán despedir al personal laboral que accedió a su plaza mediante oposición aduciendo causas técnicas, organizativas y de la producción.

Motivo por el que CSI-F hace un llamamiento al sentido común de todas las partes para alcanzar un gran acuerdo, “con renuncias de todos, que sirva, de verdad, para devolver la esperanza, la ilusión a todos los españoles y se entre en la senda de la creación de empleo”, concluye.

Comentarios