Decenas de oscenses se solidarizan con los estudiantes agredidos en Valencia

Decenas de personas se concentraban, este martes, en Huesca para mostrar su repulsa a las agresiones y detenciones sufridas esta semana por estudiantes valencianos cuando se manifestaban en defensa de la Educación Pública y en contra de los recortes de la Comunidad Valenciana. El acto, convocado por varios colectivos de estudiantes, contaba además con la presencia de representantes sindicales, partidos políticos y miembros del Movimiento 15-M.

Audio sin título

“Más educación y menos palos”, “La educación no se vende, se defiende” o “Menos represión, más educación” eran algunas de las frases más repetidas durante la concentración, que tenía lugar frente a la Subdelegación del Gobierno, en la plaza Cervantes de la capital oscense.

Una iniciativa que se repetía, a la misma hora, en las tres capitales aragonesas, así como en diferentes ciudades de toda España, y que finalizaba con la lectura de un manifiesto como muestra de que existe unidad de acción en la defensa de los derechos y de la Educación Pública.

DIFERENTES ADHESIONES

Han sido numerosos los colectivos, partidos políticos y sindicatos que han querido manifestar su solidaridad con los estudiantes y docentes valencianos y, en concreto con los del Instituto Luis Vives que, por salir a la calle a defender sus derechos y una enseñanza de calidad, han sufrido represión policial indiscriminada.

Uno de ellos era la Junta de Personal docente no universitaria de la provincia de Huesca, quien también ha mostrado su preocupación por la manera “desproporcionada” de solventar estas iniciativas, “cuyo único objetivo es hacer públicas unas carencias debidas a los recortes evidentes en el sistema educativo público”.

Desde la Plataforma en defensa de la Escuela Pública de Huesca también apoyaban la concentración, al mismo tiempo que animaban a promover en los centros educativos actos de repulsa por la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado ante una reivindicación pacífica “libros en mano”, en la que se reclamaba un derecho que los recortes presupuestarios ponen en riesgo.

El Movimiento 15M de Huesca era otro de los colectivos allí presentes, a favor de la libertad de expresión, el derecho de manifestación y la educación de todos. También criticaban las intervenciones policiales, cuya responsabilidad achacan al gobierno del Partido Popular, “y que nos retrotraen, -dicen-, a otros tiempos en que los derechos democráticos básicos no estaban reconocidos”.  

La Unión Comarcal de CC.OO. Huesca también se sumaba a esta concentración en la que manifestaba “su hastío y hartazgo por el estado de incapacidad de debate y acuerdo en éste y otros asuntos, sustituyéndose la búsqueda del consenso por la imposición y la represión”; y “su estupefacción por las declaraciones de dirigentes políticos y policiales de la comunidad valenciana, que nos retrotraen, -añaden-, a estadios en los que todo ciudadano era, por el simple hecho de existir, sospechoso de algo”.

Comentarios