IU con una serie de modificaciones apoyará el presupuesto de Sabiñánigo

El martes día 28 celebra pleno ordinario el Ayuntamiento de Sabiñánigo en el que va a poner a aprobación el presupuesto de este año, que ha salido dictaminado de la Comisión de Hacienda con seis votos a favor del PSOE e IU y la abstención, hasta el pleno, de las restantes formaciones.

El portavoz del grupo municipal de IU, Miguel Paraidis ha indicado que a pesar de no compartir todas las partidas, ha propuesto varias correcciones al presupuesto que considera indispensables para darle su apoyo.

Las partidas modificadas que consideramos mínimas son, el subir la asignación al programa de apertura de centros de 3.000 a 4.000 euros. Incrementar la partida de atención social de 18.000 a 24.000 euros. Introducir una asignación para continuar con la agenda local 21.

Destinar el incremento de ingresos en concepto de IBI, lo previsto de subvención municipal a la Quebrantahuesos, y una parte de lo presupuestado para Cazataria, a una partida de inversiones para la escuela taller orientada a nuevas actividades productivas; reflejando la mayor cantidad posible de la aportación municipal a esta inversión en los recursos propios y no en las enajenaciones previstas.

Izquierda Unida considera necesario el reducir el gasto corriente a lo imprescindible, adecuar la plantilla a la situación actual, atender a los colectivos necesitados, poner en valor la ética política y ciudadana, orientar toda la inversión a actividad productiva y abordar talleres de empleo.

En un escrito recuerdan que se esta con la bajada de las aportaciones del Estado (-3.52%), las del Fondo Autonómico (-20%), la del Instituto Aragonés de Empleo (-19.17%) y la Diputación Provincial de Huesca (-21.05%), marcan la línea de recortes prevista por el actual Gobierno y la voluntad de no mejorar la financiación local con contribuciones de lo recaudado por el Estado, sino forzando el aumento fiscal de los tributos locales.

La bajada de la financiación de los servicios por parte de otras administraciones hará que los ayuntamientos, como la Administración más cercana a los ciudadanos, deban incrementar los esfuerzos para reducir en lo posible los efectos de la crisis en los ciudadanos y sus familias; y eso solo puede hacerse priorizando el gasto social y dotándolo de recursos.

En este presupuesto, lejos de reducir el pasivo financiero lo aumentamos de 542.000 euros a 613.000 euros. Esto indica, a juicio de IU, que no se estimaron bien los ingresos del año 2011 o se gastó más de lo previsto; y los ciudadanos, lejos de haber pagado menos impuestos, tendrán que pagar más para amortización más los intereses. Lo que es una buena noticia para el banco acreedor y mala noticia para los ciudadanos.

Discrepan en el método de recaudación, de allí su abstención en las ordenanzas municipales para el 2012. En la venta de patrimonio planteada, ya que se incluyen los mismos bienes desde hace varios años sin posibilidad real de venta, y del que dependen partidas por un importe de 649.600 euros.

Comentarios