Inicio de año complicado en la provincia con once ERES presentados

ERE sindicatos protesta trabajo

Los sindicatos ya predecían que los primeros meses del año iban a ser duros para muchas empresas altoaragonesas, que ya despedían 2011 con serias dificultades económicas. Y no es para menos si tenemos en cuenta que a día de hoy hay contabilizados un total de once ERES. En todos ellos trabajadores y empresarios llegaban a un acuerdo, una tendencia que se ha mantenido en la mayor parte de los que se han llevado a cabo hasta el momento.

Audio sin título
Audio sin título

Los once expedientes afectarían a cerca de 80 personas, pertenecientes a diferentes sectores, la mayoría empleados de empresas relacionadas con el sector de la construcción, pero también con el sector del metal y la hostelería, principalmente.

Del total de ERES presentados, la mayoría eran de suspensión temporal de empleo y sólo dos de extinción. La comarca de la Hoya de Huesca ha sido la más afectada, ya que acumula más de la mitad de los expedientes, seguida de La Litera, Cinca Medio, Somontano y Sobrarbe.

Precisamente, uno de los cambios introducidos en la nueva reforma laboral es que, a partir de ahora, las empresas no necesitarán contar con el visto bueno de Inspección de Trabajo para poder ejecutar un expediente de regulación de empleo. Esto significa que, si hubiera alguno pendiente de su autorización, a partir de ahora ya no la necesita.

Unas medidas que desde los sindicatos critican duramente, al entender que éstas sólo van a favorecer la desigualdad, con una distribución de rentas irregulares, la pérdida de poder adquisitivo y, como consecuencia, la caída del consumo interno.

Éste es uno de los efectos de la nueva reforma laboral, denuncian, que ya se está dejando notar también en la provincia, y que se suma a los ajustes aplicados por la Administración Pública y a la falta de crédito que impide la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales.

Comentarios