Más de un centenar de fotografías para recordar el pueblo de Barasona

Este domingo, se celebrará la fiesta de San Sebastián de Barasona, algo que se viene haciendo, de manera ininterrumpida, desde hace 41 años. En esta edición, a los actos tradicionales, se sumará la inauguración de “Barasona, un pueblo bajo el agua”, una exposición fotográfica con imágenes antiguas del pueblo y de la presa que se podrá visitar en el Museo Casa Paco hasta después de Semana Santa.

La desaparición, en el año 1.929 del pueblo de Barasona, bajo las aguas del embalse, fue una noticia que tuvo mucha repercusión y que atrajo a varios fotógrafos profesionales, que aprovecharon los días anteriores a la inundación para fotografiar las casa, las familias, los grupos de jóvenes o de niños.

Tras un año de trabajo para recopilar esas imágenes, este domingo, se inaugurará, en el museo Casa Paco de Graus, una exposición que recoge 150 fotografías donde aparecen, 32 de las 40 casas que estaban habitadas, grupos de personas y algunas imágenes del proceso de construcción del pantano cedidas por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Destacan entre las instantáneas las de las casas de origen de los hijos y descendientes de Barasona, y sobre todo, aquellas en las que aparece gente y que han generado, también, una ardua labor para tratar de identificar a todas las personas.

La muestra fotográfica se completa con una serie de objetos procedentes del pueblo y cedidos por los vecinos que los han conservado en los últimos 83 años como el rótulo de la casa consistorial, un brasero o los restos de una cubertería de plata.

Tras la inauguración, a las 11.30, ya en la explanada se desarrollarán los actos tradicionales como la misa, el responso por los fallecidos, reparto de torta y vino y comida a base de las tradicionales judías.

La fiesta, de la que, en 2012, se cumplen 41 años es una cita ya tradicional, en el calendario, cada primer domingo de marzo, que mantiene la tradición que existía en el pueblo de hacer la fiesta de la caridad en la que se daba a los vecinos un plato de judías acompañado de pan y vino.

Comentarios