Barasona “revive” un año más

El pueblo de Barasona fue inundado en 1929 para construir el embalse de Joaquín Costa. Vecinos, de los que ya quedan pocos, y descendientes de los habitantes de Barasona se reunían un año más, para celebrar la festividad de San Sebastián. Una judiada en la que han participado unas 300 personas ha servido para revivir, durante la jornada, lo que fueron Barasona y sus gentes.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Las anécdotas e historias nunca pueden faltar en esta fiesta y más en esta ocasión en la que, con motivo de la fecha, se inauguraba una exposición en el Museo “Casa Paco” de Graus de fotografías y antiguos objetos guardados por las familias con el título “Barasona, un pueblo bajo el agua”.

El alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, recordaba el esfuerzo que los vecinos de Barasona realizaron y destacaba lo impresionante de las imágenes en las que se ve “un pueblo lleno de vida”.

Ramón Hernández, descendiente de Barasona, resaltaba que la realización de una exposición como esta siempre había sido un sueño para los descendientes, más aún cuando se está produciendo un cambio generacional que podía hacer que todas estas imágenes y objetos cayesen en el olvido.

La exposición está compuesta por fotografías de panorámicas de Barasona, sus calles, sus gentes y la construcción de la presa y, junto a ellas, curiosos objetos que los vecinos del pueblo se llevaron para comenzar una nueva vida, algunos de ellos recuerdos como el cartel del ayuntamiento, otros personales como vajillas.

Tras la inauguración de la exposición, que podrá visitarse durante los próximos meses, tenían lugar la misa y el responso por los fallecidos así como la tradicional judiada para la que se empleaban unos 45 kilos de judías, una tradición muy arraigada en el pueblo en el que se daba “la caridad” a aquellas personas que, durante el día de San Sebastián, se acercaban al municipio.

Comentarios