Paralizado el proyecto de la planta de biomasa en Grañén

Presentación planta biomasa Grañén 2011

Un año después de que se presentara el proyecto de la primera planta de biomasa de Aragón en Grañén sigue sin ver la luz debido al decreto que deja sin retribución a las plantas de energías renovables. El secadero local está a expensas de que el Gobierno central establezca o no unos regímenes económicos específicos a los que se puedan acoger para sacarlo adelante.

Audio sin título
Audio sin título

En el mes de diciembre con la llegada del Gordo de Navidad a la localidad monegrina el proyecto del secadero en unión con otra empresa (grupo Agrogenera) tenía visos de realidad. Surgía entonces el interés de inversores en la planta de biomasa, que necesitaba entre 7 y 9 millones de euros para prosperar.

La Sociedad Agraria de Transformación solicitó un punto de enganche para evacuar la energía, pero debido al decreto aprobado en enero, tienen un plazo de dos meses para saber si definitivamente el proyecto avanzará o finalmente se cancelará.

Esta iniciativa de cogeneración con biomasa procedente de cultivos energéticos herbáceos cuenta paralelamente con otros proyectos agroindustriales. Entre otros están trabajando en la posibilidad de fabricar pellets o gestionar residuos orgánicos para transformarlos en abonados.

El objetivo del secadero de Grañén es no detenerse en la producción agraria sino diversificar su actividad. Algunas de estas ideas también se han visto afectadas por el decreto pero otras van avanzando gracias a su propia inversión. Como explica su presidente, Quintín Solano, “para fabricar pellets ya tenemos las instalaciones, sólo se trataría de orientar el trabajo hacia esta actividad”.

Solano apunta que el sector primario es cada vez más estratégico y su futuro pasa por la generación de energía además de la producción de alimentación.

Comentarios