El Bádminton Huesca entre la desilusión y la esperanza

El club está en un momento muy delicado ya que deportivamente tiene que disputar una dura eliminatoria de permanencia en la División de Honor ante Jorge Guillén de Málaga, y en lo económico, no tiene liquidez para afrontar el desplazamiento. Desde el Bádminton Huesca se ha hecho un llamamiento sobre esta situación que se está viviendo y especialmente se confía en poder recibir en breve los apoyos que todavía se tienen pendientes del pasado año y solventar este duro trago que puede suponer unos 10.000 €.

Audio sin título

En lo deportivo, la perdida de la eliminatoria ante Pitius de Ibiza ha sido un duro revés para el Bantierra Huesca y los jugadores son conscientes de ello y han reconocido su culpa y su responsabilidad y confían en poder enmendarlo ante los malagueños. Nadie pensaba que se pudiera llegar a esta situación límite en lo deportivo.

Ahora se añaden problemas como la marcha de Cristina Aicardi a Peru, lo que debilita mucho el potencial del equipo, y las lesiones de Alberto Vijande y Ernesto Cogollado, así como Nicolás Escartín que no está pudiendo entrenar con regularidad. Demasiados contratiempos para solventar ese enfrentamiento ahora ante Jorge Guillén.

Pero mientras lo deportivo puede tener solución, lo económico es peor todavía, puesto que a día de hoy se han consumido todos los recursos de esta temporada, contando que todavía falta por recibirse alguna ayuda del pasado año. Precisamente por ello se hace un llamamiento para que ahora pudiera llegar y solventar esta situación delicada. No solamente está la eliminatoria con Málaga y tener que desplazar a Cristina Aicardi de nuevo desde Perú, puesto que además el segundo equipo se ha clasificado para la fase de ascenso que se celebrará en Sevilla, donde también es imposible acudir en estos momentos con fondos propios del club.

Ricardo Constante, como representante del club, exponía públicamente esta situación haciendo un llamamiento a la gente del bádminton con la que ya se han mantenido contactos para buscar soluciones y no perder de un plumazo estos más de 30 años de historia.

La preocupación es solventar esta temporada, tanto deportiva como económicamente, aunque eso pueda hipotecar el futuro. Muchas dudas que todavía no tienen respuesta. El tiempo no es mucho puesto que dentro de dos semanas hay que viajar a Málaga de allí este llamamiento que se ha realizado como un S.O.S. para mantener uno de los equipos de la ciudad que está en la máxima categoría de la División de Honor que también se une al “De aquí no me muevo”.

Comentarios