El Ayuntamiento de Sariñena unifica la plaza de Secretario-Interventor

El consistorio celebraba pleno en sesión extraordinaria con tres puntos en el orden del día, el primero y más importante, la reclasificación de la plaza de Secretaría del ayuntamiento, que pasa de clase segunda a clase tercera. Esta modificación permite unificar en un mismo puesto, al secretario y al interventor, con el consiguiente ahorro económico para el ayuntamiento. La medida salía adelante con los votos a favor del equipo de gobierno PAR-PP y la abstención del grupo socialista en la oposición.

La clase tercera es la que le corresponde al ayuntamiento de Sariñena, por número de habitantes (menos de 5.000), aunque no por presupuesto, por lo que se decidía solicitar la reclasificación a la Dirección General de Administración Local. Según el alcalde Francisco Villellas “en 2003 ya se intentó reclasificar la plaza y hasta 2012 no se ha conseguido”

La portavoz del grupo municipal socialista, Lorena Canales respondía que “en 2009, siendo ella alcaldesa, se volvió a intentar unificar la plaza y fue el actual alcalde el que votó en contra junto con el PP, y señalaba que “fue un voto de castigo al equipo socialista, que ha acabado pagando el pueblo, porque en estos dos años ya nos habríamos ahorrado 160.000€”

Por su parte el portavoz del PP, José Luis López reconoció que “se tenía que haber aprobado hace muchos años, porque estando en la clase tercera, Sariñena va a ser una plaza muy apetecible para cualquier Secretario-Interventor, mientras que en la clase segunda nadie hubiese solicitado la plaza”

El alcalde coincidía con esta misma opinión y señalaba que con esta medida “Sariñena pasa de ser cola de ratón a cabeza de león” en referencia a que ahora entre los pueblos pequeños, de menos de 5.000 habitantes, será un ayuntamiento demandado, mientras que la clase segunda nos equiparaba a grandes municipios como Monzón.

En la misma sesión plenaria se aprobaba por unanimidad la aceptación de una subvención de 20.000€ del Instituto Aragonés de Fomento y la aceptación de la cesión de dos inmuebles en el núcleo pedáneo de Lamasadera. En este punto el PSOE votaba en contra al considerarla “una cesión envenenada porque se trata de dos casas en ruinas, que va a costar mucho dinero derruir y que por tanto aceptarlas sería lesivo para el ayuntamiento”

Comentarios