Comunicado de +Cultura sobre la actual situación del CDAN - Fundación Beulas de Huesca.

+Cultura

Aragón Comunidad Cultural

+ CULTURA valora la actual situación generada en el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) como de extrema gravedad. Al mismo tiempo expresamos la más contundente y enérgica repulsa por la manera en que se ha producido el cese de su directora y de cómo se produce el nombramiento del nuevo director. Decisiones tomadas por el patronato de dicha fundación que ha ignorado la aplicación de cualquier procedimiento de buenas prácticas, una reclamación histórica y consensuada por todo el sector de las artes y la cultura y que muchas instituciones como el propio Ministerio de Cultura viene utilizado como practica cada vez más normalizada.

Teresa Luesma se incorporó al CDAN-Fundación Beulas, con la experiencia de su programa Arte y Naturaleza y con la presentación de un proyecto museístico que fue aprobado en su momento por el patronato. Este proyecto incorporaba obras importantes de destacados artistas internacionales realizadas in situ en el territorio oscense, que pasaban a convivir con la colección Beulas- Serrate.

Actualmente el CDAN es el más importante referente de arte contemporáneo que tenemos en Aragón, dejarlo tan solo en un muestrario permanente de la colección Beulas, si es que el presupuesto asignado lo permite, y lo dirija quien lo dirija, seria condenar al olvido un proyecto consolidado, pionero y reconocido. En este sentido no podemos olvidar el eficaz y profesional equipo que se ha formado en estos años, su gran actividad pedagógica así como de investigación y documentación.

Resulta incomprensible que cuando el prestigio de dicho centro es una cuestión de claro consenso nacional e internacional, que llega a proporcionar para la comunidad aragonesa, incluso una realidad de turismo cultural, se entre en un proceso de desmantelamiento. Es también inconcebible la opción de nombrar para la dirección a una persona ajena al sector de las artes visuales, sin ninguna experiencia en la gestión de museos y sin la presentación de ningún proyecto previo.

Se hace imprescindible que los responsables de estas decisiones expliquen con claridad las razones de esta destitución que ignora y desprecia a todo el sector profesional de las artes. La calidad democrática de una comunidad, de un país, pasa imprescindiblemente por la transparencia en la gestión de las administraciones públicas y en el uso manifiesto de los códigos de buenas prácticas que es una reivindicación de profesionalidad ante todo y en primer lugar.

Por tanto el nombramiento, con este procedimiento, del nuevo director es inadmisible y no debe de llegar a producirse. Solicitamos reflexión y rectificación sobre estos hechos a los miembros del patronato, así como al propio Sr. Antonio González.

Igualmente no puede permitirse que un patronato que maneja fundamentalmente fondos públicos olvide que los profesionales de los centros artísticos y culturales son efectivos de la ciudadanía no gestores de la provisionalidad de una clase política incapaz de hacer o de mantener un proyecto sostenible en tantos años en Aragón.

Comentarios