La historia se repite en el Nuevo Arcángel de Córdoba con derrota del SD Huesca

La SD Huesca caía este sábado en el Nuevo Arcángel (3-1) ante el Córdoba, un estadio que se resiste a los hombres de Quique Hernández, ya que no han conseguido puntuar en ninguna de sus visitas. El encuentro estuvo marcado por los dos “penalti y expulsión” en el segundo tiempo: el primero lo marcó Camacho y el segundo lo falló Airam, que marcó dos de los tres goles de los andaluces. La expulsión de Corona condicionó el encuentro a partir de ese momento ya que Amoedo Chas se excedió con la roja.

Muchas cosas pasaron a lo largo de los 90’ en un encuentro donde el Huesca no supo leer la situación cuando en el minuto 50’ los cordobeses se quedaban con un hombre menos por la expulsión de Prieto que supuso el penalti y el gol del Huesca, que en ese momento era el empate. A partir de aquí se perdió el orden, llegó el penalti por mano de Corona acompañado de su injusta expulsión y el Córdoba se creció para marcar el 2-1, tras haber fallado el penalti que detuvo Luis García, y en la recta final el 3-1 definitivo en un partido ’loco’ durante la segunda mitad.

La ocasión más clara de los primeros 20 minutos la tuvo Núñez, que intentó hacer una vaselina ante Alberto, pero éste consiguió parar el tiro. Finalmente fue el equipo local quien abrió el marcador con un tanto de Airam en el 27 tras un fallo en el lateral de Rafel Sastre, a quien se le fue el jugador andaluz y Airam, solo ante el portero, marcaba el primer gol del encuentro. Poco a poco el dominio cordobés se fue haciendo más fuerte, aunque Rosas tuvo en sus pies el empate antes de finalizar la primera parte con un balón que se fue fuera por poco.

El comienzo del segundo tiempo marcó un antes un después por el penalti pitado sobre Roberto que marcó Camacho, y la expulsión de Prieto. Poco después, el árbitro igualaba la balanza pitando un penalti a favor de los andaluces que no consiguió transforma Airam, gracias al paradón de Luis García, y expulsando, con una excesiva roja directa, a Corona. No se quedó tranquilo el andaluz y poco después adelantaba de nuevo al Córdoba tras un error de la defensa azulgrana. Era el 2-1 y el partido entraba en una fase alocada que favorecía a los locales volcados y apoyados por su público.

Parecía que el encuentro estaba finiquitado con el Huesca sin tener ocasiones claras para buscar el empate, cuando, a falta de un minuto para el final, Borja marcaba el tercer y último tanto del partido.

La verdad es que el 3-1 suena abultado para lo que fueron los 90’, pero al Huesca le faltó como en el toreo temple y calma en los momentos decisivos, sobre todo tras empatar con el gol de Camacho y la expulsión de Prieto. Los nervios y la tensión pudieron más con el equipo que está abajo y la suerte y las decisiones arbitrales se aliaron con el que está arriba.

De nuevo a seguir peleando y el sábado que viene ante el Girona, otro encuentro decisivo en el Alcoraz donde más que nunca se necesitan los tres puntos.

Comentarios