El Centro del Respiro en Monzón atienda a 14 enfermos de Alzheimer

El acto de entrega de subvenciones que la Obra Social y Cultural de Ibercaja ha adjudicado en la séptima Convocatoria de Proyectos Asistenciales 2012 comenzaba este lunes con la firma del convenio de colaboración entre dicha caja de ahorros y la Asociación de Familiares de Alzheimer de Monzón, a la que se ha concedido 2.000 euros para que continúe desarrollando el “Centro del respiro”.

Audio sin título
Audio sin título

El presidente de la asociación, José Ramón Satué, se mostraba muy agradecido con las ayudas que están recibiendo por parte de Ibercaja, ya que lograron abrir el centro de día gracias a la primera subvención que les concedió la caja hace ahora tres años, lo que les ha permitido sacar adelante el proyecto.

El objetivo de esta asociación es seguir manteniendo el centro de respiro, situado en la Escuela de Adultos de la Plaza Santo Domingo. Funciona exclusivamente por las mañanas, de 10.00 a 13.30, en un edificio propiedad del Ayuntamiento, y está utilizado por enfermos en fase moderada e inicial, a los que se intenta ralentizar la enfermedad lo máximo posible mediante tratamientos cognitivos y físicos.

El centro lleva dos años abierto, y en estos momentos, cuenta con 9 enfermos a jornada completa (de 10.00 a 13.30) y 5 parciales, que solo acuden a determinadas terapias. Según afirmaba Satué, están muy bien atendidos y se encuentran bien, como en familia.

Por su parte, el director de la zona 5 territorial de Aragón de Ibercaja, Pascual Miguel Sánchez Tello, afirmaba que pese a que hoy en día funcionan como una entidad bancaria, el cometido es el de una caja de ahorros, y por tanto, además de impulsar la actividad económica, también procuran “devolver a la sociedad lo que ésta nos da”, algo que definía como dinero social. Asimismo, Sánchez Tello destacaba la importante labor de esta asociación.

Al acto protocolario también asistía el director de la Oficina de Monzón, José Miguel Hernández, y Silvia Montes, trabajadora social del centro del respiro.

Comentarios