Desciende la ocupación hotelera en enero en el Pirineo Aragonés

La Asociación de Empresarios de la Jacetania ha indicado que “las estadísticas de ocupación hotelera del mes de enero de 2.012 arrojan unas cifras dramáticas en toda la provincia de Huesca, pero especialmente en los destinos turísticos que más dependen de la nieve. En la provincia el porcentaje de ocupación hotelera ha bajado hasta un 25%, muy por debajo de la media de los últimos 10 años, de un 36,5%”. La mayor caída en el grado de ocupación ha sido en las comarcas del Alto Gállego y Ribagorza, en la Jacetania ha sido similar al año anterior y Sobrarbe y la Hoya de Huesca han mejorado ligeramente.

El mejor resultado de todas las comarcas ha sido un “decepcionante” 37% en la Jacetania, seguido de un 26,97% en el Alto Gállego, un 23,47% en la Ribagorza, un 20,98% en el Sobrarbe y un 15,57% en la Hoya de Huesca. Se sigue liderando la ocupación hotelera en las comarcas con estaciones de esquí, pero con unos porcentajes de ocupación muy por debajo de los umbrales de rentabilidad, lo que pone en riesgo el futuro de todo el sector.

En cuanto a los fines de semana de enero, los datos absolutos de ocupación han sido algo mejores, pero se confirma la enorme caída de ocupación respecto al año anterior en la Comarca del Alto Gállego (pasa del 53,93% al 32,36%), una caída algo menor en la Ribagorza (del 37% al 23,91%), valores similares al año anterior en la Jacetania (en torno al 41%) y ligeros incrementos en la Hoya de Huesca (del 13 al 20%) y el Sobrarbe (del 27 al 30%). En cuanto a valores absolutos de fin de semana por comarcas, también lidera la Jacetania, seguidos de Alto Gállego, Sobrarbe, Ribagorza y la Hoya de Huesca.

Como dato relevante, la AEJ destaca que “en las cabeceras de los destinos turísticos de nieve (Jaca, Benasque y Sallent), ha habido una ocupación inferior al 50% en fin de semana, algo inusual en enero, lo que nos da una idea del importantísimo varapalo económico que está suponiendo esta temporada de esquí para todo el sector. Jaca se queda en un 46,16%, Benasque en un 32,23% y Sallent en un 29,52%”.

En cuanto a la categoría de los alojamientos, en todos ha habido una disminución tanto de pernoctaciones, como de ocupación, destacando la enorme caída sufrida en los hoteles de tres estrellas. Ha habido un ligero incremento de turistas extranjeros, muy inferior a la reducción de turistas nacionales, por lo que apenas afecta a los resultados finales.

Con respecto al resto de Aragón, la provincia de Huesca ha pasado de acaparar el 56,30% de las pernoctaciones en Aragón, al 45,20% de este año, siendo la única de las tres provincias que no ha incrementado el número de pernoctaciones respecto al año anterior.

Por todo ello, desde la AEJ continuarán reafirmándose en “la solicitud de ayudas al sector enviadas tanto al Gobierno de Aragón, como a la Confederación de Empresarios para salvar el sector. Consideramos que en este momento es fundamental un apoyo a las empresas en materia financiera y de avales, que hemos solicitado en muchos foros, si se quiere salvar al sector, mientras llegan las necesarias inversiones tantas veces reclamadas. En caso contrario, podría llegar a desaparecer gran parte del tejido productivo. Y sin un presente no hay futuro posible, el Pirineo se despoblaría irremediablemente en un éxodo en busca de oportunidades y de empleo. Lamentablemente, todos los empresarios e incluso los trabajadores de aquí estamos viendo todo esto con mucha claridad, es una auténtica lástima que desde Zaragoza no llegue ninguna reacción”.

Comentarios