Ibercaja también luchará por frenar los desahucios

Ibercaja se suma al Código de Buenas Prácticas para frenar los desahucios impulsado por el Gobierno de España y al que ya se han adherido otras entidades para ayudar a familias que no pueden afrontar el pago de su hipoteca y que se encuentran en riesgo de exclusión social.

Según ha informado la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), se han adherido al código las seis grandes cajas que forman la ejecutiva de este organismo, pero se espera que el resto de asociadas anuncien su adhesión en los próximos días.

Esta anexión, según la CECA, se basa en que con ello se lucha contra la exclusión social y financiera, uno de los objetivos con los que se fundaron estas entidades.

De hecho, la Confederación recuerda que las entidades que forman su ejecutiva ya habían buscado otras soluciones específicas para los clientes con hipotecas que se encuentran en situaciones de extrema vulnerabilidad, como las refinanciaciones, los periodos de carencia, las daciones en pago con carácter voluntario o la compra de vivienda para su posterior alquiler al deudor.

Este Código de Buenas Prácticas se incluye en el real decreto-ley de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos. La norma establecía la adhesión voluntaria de las entidades financieras a dicho código, durante un periodo de al menos dos años.

Se espera que a principios de abril se conozca el listado de las entidades que se han acogido al texto y que, según ha reconocido públicamente el Gobierno, espera que sean muchas a pesar de las reticencias que recibió inicialmente del sector financiero.

CONDICIONES PARA ACOGERSE A LA DACIÓN EN PAGO

Las familias que se encuentran con todos sus miembros en paro y que destinan el 60% de sus ingresos a pagar la hipoteca podrán refinanciar el préstamo con el que adquirieron su única vivienda, que no podrá tener un valor superior a los 200.000 euros en las grandes ciudades ni más de 120.000 en los núcleos más pequeños.

Con la refinanciación, las familias obtendrán cuatro años en los que solo pagarán intereses, podrán alargar el plazo de su hipoteca hasta un máximo de 40 años y pagarán un interés de euribor +0,25 puntos.

Si después de estas medidas la cuota a pagar se sigue llevando el 60% de los ingresos con que cuenta la familia, el cliente podría pedir a su banco que estudie si aplica una quita de parte del capital pendiente de pago.

Si no recibe el visto bueno de la entidad o aún obteniéndolo, la familia es incapaz de pagar su cuota, podrá entregar la vivienda al banco y saldar con ello su deuda, teniendo la opción de permanecer en el inmueble en alquiler al menos dos años.

Comentarios