Tres altoaragoneses en las Cortes de Cádiz

Este lunes, se conmemora el 200 aniversario de la aprobación de la primera constitución española. En su elaboración y promulgación, estuvieron implicados tres altoaragoneses, el grausino Eusebio Bardají y Azara, el foncense Pedro María Ric y Montserra y el oscense José Duazo y Latre, tres figuras a las que la Diputación Provincial de Huesca quiere homenajear.

Eusebio Bardají, fue Primer Secretario de las Cortes doceañistas. Estudió Leyes en Zaragoza y Bolonia, ciudad donde ejerció de diplomático, trabajo que repitió en Paris, donde apoyó activamente al papa Pío VII. Estos cargos diplomáticos los desempeñó bajo el reinado de Carlos IV.

Al estallar la Guerra de Independencia, regresó a España, donde pasó a ocupar un lugar destacado en las Cortes de Cádiz, que le encomendaron la primera Secretaría de las mismas. Fue también el encargado de la Secretaría de la Guerra y de Hacienda. Pronto fue trasladado, primero a Lisboa y después a San Petesburgo.

Con Fernando VII cambió de residencia, en su papel de diplomático en varias ocasiones y cuando, de nuevo, regresó a España, se hizo cargo de la Secretaría de Estado en el gobierno liberal. Al restaurarse el absolutismo fue desterrado a Huete (Cuenca), donde murió en 1842.

Pedro María Ric y Montserra estudió Humanidades en la Universidad de Huesca, de la que fue profesor y rector. En 1795 pasó a desempeñar el cargo de alcalde del crimen en la Real Audiencia de Aragón y gobernador de la Sala del Crimen. Pío VI lo nombró en 1796 su camarero secreto.

Fue miembro de la Junta creada por las Cortes de Aragón para ejercer la soberanía durante la cautividad de Fernando VII, presidió la Junta Suprema de Aragón durante el segundo Sitio de Zaragoza. Marchó con su esposa a Valencia, para pasar después a Cádiz, donde fue diputado en las Cortes en representación de Aragón. En el año 1814 fue nombrado regente de la Real Audiencia de Aragón. En 1831 murió en su localidad natal.

Y José Duazo y Latre estudió Economía y Matemáticas en la Sociedad Económica de Amigos del País y, luego, Filosofía y Jurisprudencia en Zaragoza. Fue canónigo racionero del Pilar en 1795, cuatro años más tarde se ordenó presbítero y, en 1801, se doctoró en cánones. También fue académico de la Española y supernumerario desde el 7 de junio de 1814. También fue director de la Gaceta de Madrid. Aunque absolutista, protegió a destacados liberales, entre ellos a Goya, quien le hizo un retrato. Murió en Madrid el 24 de mayo de 1849.

Comentarios