Fonz reclama un mayor reconocimiento a su ilustre hijo Pedro María Ric

Coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de Cádiz, votada por el foncense Pedro María Ric, la localidad mediocinqueña reclamaba una mayor atención a su ilustre hijo, para lo que organizaba un homenaje en que se visitaba su casa natal, se realizaba una ofrenda floral y se pronunciaba la conferencia titulada “Pedro Mª Ric, de la ilustración al liberalismo”, a cargo del historiador Juan José Nieto.

Enrique Badía, secretario de la Fundación Barones de “Valdeolivos”, señalaba que esta efeméride y la importancia de la participación de Pedro María Ric, no se está celebrando como se merece.

El director general de Patrimonio cultural del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, glosaba la figura de Pedro María Ric como uno de los diputados aragoneses más dotado y mejor preparado. Así, como destacaba que la Constitución de 1812, suponía la primera vez que se reconocía que la soberanía de la nación recaía en el pueblo.

Por petición, de la baronesa se hacía un responso y el coro parroquial interpretaba una canción frente al altar donde está enterrado desde 1831 el noble foncense.

Pedro María Ric y Montserra estudió Humanidades en la Universidad de Huesca, de la que fue profesor y rector. En 1795 pasó a desempeñar el cargo de alcalde del crimen en la Real Audiencia de Aragón y gobernador de la Sala del Crimen. Pío VI lo nombró en 1796 su camarero secreto.

Entre los asistentes al homenaje, la senadora María Jesús Burró, el diputado en las Cortes de Aragón, Ángel Solana, la diputada provincial, Elisa Sanjuán, el diputado provincial, Javier Betorz, el presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Antonio Castillón, el director del IEA, Fernando Alvira, el alcalde Fonz, José Ferrer, el presidente intercomarcal del PAR, Joaquín Serrano, así como concejales de la corporación local.

Los actos en la localidad natal de Ric estaban organizados por la Fundación que lleva su nombre, en colaboración con el Ayuntamiento de Fonz, la Comarca del Cinca Medio y el Instituto de Estudios Altoaragoneses

Comentarios