Intercambio de técnicas y tácticas de rescate en la Ribagorza

Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con base en Zaragoza, y del Servicio de Extinción de Incendios y Protección Civil (SEISPC) de la Comarca de la Ribagorza, llevan a cabo, hasta el jueves, en Caserras del Castillo, maniobras conjuntas en las que, además de poner en práctica diferentes métodos de trabajo en el rescate de estructuras colapsadas, conviven e intercambian técnicas y tácticas entre ambos grupos de trabajo.

Son 44, los efectivos del BIEM IV de la UME que, desde el lunes, se encuentran en Benabarre aunque, la mayor parte del tiempo, lo pasan en el campo de maniobras de Caserras donde se realizan talleres teórico-prácticos.

Este miércoles se incorporarán, al grupo de trabajo, una veintena de bomberos procedentes de Francia.

Las maniobras consisten en localizar posibles víctimas en catástrofes, por los equipos cinológicos, tanto de la UME como de la UCAB de la Ribagorza, o penetrar en escombros con diferentes métodos y utilizando todo tipo de herramientas, manuales y mecánicas, (motodisco, radial o sierra de sable), y tecnológicas (cámaras localizadora de víctimas sepultadas, o geófonos) sorteando todo tipo de dificultades, previstas en los diferentes escenarios, y aplicando técnicas diversas para acceder a las víctimas. Además, el proceso de estabilización, primeros auxilios y evacuación de las víctimas.

Caserras del Castillo, se convierte, una vez más, en el marco ideal para este tipo de maniobras, por donde han pasado numerosos grupos de profesionales de la emergencia a nivel nacional, además de desarrollarse varias jornadas técnicas cinologicas, reuniendo  igualmente a miembros de cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y bomberos de todo el territorio español.

Desde el SEISPC de la Ribagorza, gracias a la colaboración de la Comarca, el ayuntamiento de Benabarre y la Diputación Provincial, se ha apostado por este tipo de actividades, a pesar del esfuerzo que supone organizarlas, por lo beneficioso que resulta el trabajo conjunto, la convivencia y el conocimiento humano, entre diferentes grupos de profesionales de la emergencia, dadas las posibilidades de poder trabajar conjuntamente en situaciones reales de emergencia, como ha sido, recientemente, el incendio en el Valle de Castanesa que afectó a los municipios de Montanuy y Las Paules. 

Comentarios