1.700 hectáreas quemadas y 40 años para regenerarse tras el incendio de Castanesa

Se trata tan solo de algunas de las cifras que se pueden recoger del incendio que, el pasado 8 de marzo, se iniciaba en el ribagorzano valle de Castanesa. Los expertos ya han hecho sus previsiones y se calcula que tendrán que pasar varias décadas hasta que la zona recupere su vegetación.

Durante el incendio que, recordemos, aún no está extinguido, se han quemado unas 1.700 hectáreas, la mayoría de ellas de matorral, pino silvestre y pastizal así como robledales. Además, en algunas zonas cercanas a barrancos también se han quemado chopos.

A los problemas para alimentar, a partir del mes de mayo, al ganado, momento en el que los ganaderos sacan a sus animales a pastar, se une un paisaje que para muchos es desolador y no beneficia al sector turístico dado que, quienes visitan la zona y se alojan en ella, buscan, sobre todo, las vistas que, hasta hace pocos días, ofrecía esta zona de la Ribagorza.

Todo parece que las zonas de roble, pasto y matorral podrán recuperarse aunque necesitarán ayuda. De lo que sí que se advierte es de la necesidad, en estos momentos, de que la vegetación crezca ordenada para evitar otro desastre como este en el futuro.

Aún así, aunque pueda regenerarse la zona, serán necesarios muchos años para que todo vuelva a la normalidad y el ecosistema forestal del territorio se recupere según parece, si bien es cierto, que todavía no se han podido analizar los daños en cada una de las partes afectadas, algo necesario para conocer el saldo final de este suceso. De hecho, una zona por la que el fuego pasó de forma rápida, no estará tan afectada como una en la que permaneció más tiempo, porque en este último caso, sí que se pudieron quemar las raíces.

Comentarios