El PAR define las comunicaciones y el agua como ejes vertebradores de La Litera

El Comité intercomarcal de Huesca del Partido Aragonés celebraba este sábado un encuentro en Binéfar, donde se ponía de manifiesto la importancia de las comunicaciones por carretera y el agua para el desarrollo de una comarca como la de La Litera. En la reunión se acordaba plantear, apoyar y recabar “el mayor respaldo para los proyectos de iniciativas de prosperidad y empleo” en la Litera, “fomentando su desarrollo y vertebración interna”.

En este aspecto, la ampliación del polígono industrial de Binéfar “se revela como una actuación decisiva para un polo de desarrollo trascendental en el Alto Aragón como la localidad binefarense”, una ampliación que generará tanto actividad económica como empleo, algo que también requieren, a juicio del PAR, los distintos polígonos industriales de otros municipios.

El PAR altoaragonés entiende que iniciativas como la ampliación del polígono industrial de Binéfar, así como otras relacionadas con el comercio o el turismo “recibirían positivas y potentes perspectivas mediante la mejora de las comunicaciones e infraestructuras de transporte”. Así, “se abriría definitivamente con mayores opciones, la alternativa de potenciar la Litera Alta como destino turístico y de ocio familiar y activo, donde la creación de una Ruta del Agua se apunta como proyecto viable y pujante”.

La formación ha expresado la voluntad de “implicar en la definición y dinamización de esta iniciativa” al propio Canal, la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Instituto Aragonés del Agua, así como a agentes locales y emprendedores.

En el comité intercomarcal de Huesca del Partido Aragónes contaba con la participación del vicepresidente del partido, Alfredo Boné; el secretario general, Arturo Aliaga; el secretario de organización, Juan Carlos Trillo; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro; el director general de Trabajo de la DGA, Jesús Divassón; y el director del Instituto Aragonés del Agua, Alfredo Cajal.

Comentarios