Las estaciones de esquí apuran los últimos días de la temporada

Las estaciones de esquí aragonesas afrontan la recta final de temporada. Mientras que en algunas como Cerler afirman que es un buen final, ya que esta semana recibían una buena nevada, otras, como Panticosa, cierran sus puertas de forma intermitente, para abrir solo los fines de semana y festivos de Semana Santa.

Es pronto para hacer un balance de la temporada, pero todo parece indicar que no va a ser tan positivo como otros años. La nieve llegó tarde, provocando que los primeros días de diciembre, con el puente de la Constitución e Inmaculada, registrara menos afluencia y por tanto menos gasto en los centros invernales. La cosa no mejoró mucho en Navidad, y los responsables de las estaciones de esquí manifestaban su preocupación, porque si ya la situación económica nacional iba a influir en las cifras de la temporada, la falta de nieve era la gota que colmaba el vaso.

Nevadas débiles en enero y febrero han ido salvando el inicio de este 2012, pero comparado con otros años, la nieve ha sido escasa, y las consecuencias, cuando se evalúen seguro que son grandes. El responsable de marketing de la estación, Jesús Agustín, indicaba que “por muy buenas que sean las reservas de cara a la Semana Santa, no arreglarán la temporada”.

Normalmente la Semana Santa marca el fin de la temporada, y aunque algunas estaciones habían anunciado su cierre este fin de semana la nieve que caía en los últimos días ha cambiado la situación. De momento Panticosa cierra este domingo pero con la intención de abrir el próximo fin de semana y en Semana Santa. El resto, Cerler, Formigal, Astún, Candanchú, Javalambre y Valdelinares continúan abiertas, y aunque la nieve ya no es tan buena como en invierno, los que madruguen tienen buena nieve asegurada.

Comentarios