La planta de tratamiento de purines de Capella, continúa parada

Estaba previsto que, a principios de 2011, estuviese finalizada la planta de tratamiento de purines que estaba proyectada en Capella. A día de hoy, los trabajos están paralizados y no hay ninguna previsión de cuándo podría estar acabada. Se trata de una infraestructura muy importante para el municipio ya que supone la solución graves problemas del municipio: el vertido y la recogida de purines. A día de hoy, los únicos trabajadores que hay son los guardias de seguridad.

El presupuesto destinado a esta obra es de 3.664.000 euros. Parte de ellos, ya se han invertido aunque continúa sin saberse cuando la planta entrará en funcionamiento. Se trata de la segunda vez que las obras se paralizan.

La planta proyectada permitiría solucionar los problemas ambientales que acarrean la generación de grandes cantidades de estiércol, con el potencial contaminante sobre los recursos hídricos y suelos, así como las emisiones a la atmósfera y contaría con una capacidad de tratamiento de 60.000 metros cúbicos de purín al año, que supondrían la reducción de unas 45.780 toneladas equivalentes de CO2. De ahí la importancia de que se pueda poner en funcionamiento lo antes posible. Además, es imprescindible para poder cumplir con las directivas europeas de medio ambiente.

El Instituto Aragonés del Agua fue el encargado de redactar el proyecto constructivo, la dirección de obras, el apoyo técnico en la ejecución y redacción de los pliegos de cláusulas administrativas y prescripciones técnicas correspondientes, mientras que el ayuntamiento se comprometía a aportar los terrenos, así como a constituir un Centro Gestor de Estiércoles y lograr un compromiso para suministrar a las plantas la cantidad de purín mínimo que garantice la sostenibilidad de la misma.

Comentarios