Llegan las pruebas periciales al juicio del secuestro y asesinato de la vecina de Sabiñánigo

Este jueves es la cuarta sesión del juicio contra los imputados en el secuestro y asesinato de la vecina de Sabiñánigo, María Pilar Blasco y se cuentan con las pruebas periciales y la declaración de 22 peritos del Cuerpo de Criminalística de la Guardia Civil. En la sesión del miércoles, en las declaraciones realizadas por 25 agentes de este cuerpo armado, se ha confirmado la presencia de cuerdas, arena o cinta de embalar, vinculados al secuestro y asesinato, que fueron halladas en el todo-terreno, garaje y huerto propiedad del principal imputado, Francisco Javier Puyó.

El capitán de la Unidad Central Operativa ha precisado con relación a la investigación llevada a cabo, que varios testigos localizan al presunto autor en horas y puntos clave de Sabiñánigo el día del crimen. Así como en el citado vehiculo restos de arena similar a la que se utilizó para rellenar los sacos con los que se hundió el cuerpo de la victima en el canal de Jabarrella.

Con referencia al maletero del todoterreno, se descubrieron fibras que coinciden con la tela de los citados sacos y en el garaje del acusado se encontró cinta adhesiva de embalar, utilizada, presuntamente, para tapar la boca de María Pilar. En otro vehículo de Puyó se halló el fax enviado desde Zaragoza, dos días después del asesinato, pidiendo un rescate. En su domicilio contaba con una cantidad próxima a 6.000 euros.

El abogado que representa a la familia de la víctima, Enrique Trebollé, ha destacado la rigurosidad en la investigación, ante un hecho de estas características, tan enmarañado. La letrada de la defensa, Carmen Sánchez se ha reiterado en que solo se aportan indicios, con el material que se expone. Ratifica la coartada de Puyó que lo sitúa en Jaca, mediante su teléfono móvil, en el momento de los hechos.

Con referencia al ciudadano rumano Gabriel Claudiu, también imputado en este juicio, la Guardia Civil ha expresado que pese a que Puyó identificó a varios ciudadanos rumanos, lo más llamativo es el repentino viaje a su país horas después de comenzar los registros en las propiedades de del principal incriminado

Comentarios