Último día del juicio por el secuestro y asesinato de la vecina de Sabiñánigo, con más pruebas

Este viernes concluye en la Audiencia Provincial el Juicio por el secuestro y asesinato de la vecina de Sabiñánigo, María Pilar Blasco de 54 años. En esta jornada vuelven a presentarse más pruebas periciales con 9 peritos entre médicos forenses del Instituto de Medicina Legal y facultativos del Servicio de Química del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

En la sesión del jueves los peritos policiales han dejado constancia a través de análisis químicos, que los hallazgos de cuerda y arena encontrados en los sacos que rodeaban el cuerpo de Pilar Blasco guardan similitud con varias muestras extraídas en las propiedades del principal imputado en la causa, Francisco Javier Puyo. Unas evidencias que han sido probadas a través de las pruebas periciales químicas sobre cuerdas, tierra y huellas encontradas en el garaje de Puyo, su huerta y el fax remitido desde el locutorio situado en la calle Conde Aranda de Zaragoza.

Por su parte la letrada de la defensa, María Carmen Sánchez, ha comentado la posibilidad de hallar semejanzas con cualquier cuerda comprada en la misma ferretería situada en la calle Serrablo. Cuestionando la letrada la tesis de que los análisis bacteriológicos y genéticos han podido comprobar que ambas son la misma tierra con las mismas características y con los mismos cultivos de bacterias.

Igualmente han participado cinco testigos propuestos por la defensa, entre ellos la camarera del bar Chinchetas que dejaba patente que Puyo sí había comido en su establecimiento el día 10 pero sin recordar la hora exacta. Además apuntaba que el imputado sí estuvo esa misma noche en el bar comentando el suceso. Por lo que la defensa, ante las contradicciones con anteriores declaraciones de la misma, ha solicitado la invalidación de la declaración, al estar influenciada con detalles aparecidos en los medios de comunicación

Comentarios