Primera reunión de valoración de los daños causados por el incendio de Castanesa

Las diferentes instituciones afectadas por el incendio de Castanesa se reunían para poner en común sus visiones sobre el suceso y hacer un primer análisis y valoración que da como resultado la pronta recuperación de pastizal y matojo, la futura reparación de los quejigos y la importante labor que se tendrá que realizar en la zona de pinar. En total, de las cerca de 2.000 hectáreas arrasadas por el fuego, cerca de 700 fueron de arbolado y, de ellas, 250 de pinar.

Audio sin título
Audio sin título

Esta cita servía también para conocer que demandas se tienen desde los ayuntamientos de Laspaúles y Montanuy y desde el organismo comarcal, unas demandas que serán resueltas una vez se conozcan, con total seguridad, todos los daños causados, algo complicado porque los tiempos en la naturaleza son más largos que los habituales. De hecho, en estos momentos no se pueden hacer cálculos concretos porque, por ejemplo, en el caso de algunos pinos, el fuego quemó parte de ellos pero no se sabe si sobrevivirán o no.

Por ello, es imprescindible conocer cómo evoluciona la masa arbolada para poder desarrollar un plan de actuación en el que se reflejen las labores prioritarias entre las que se encuentran el control de plagas o retirar la madera quemada.

Las previsiones en estos momentos son que la zona de pastizal y matorral se regeneren, e incluso, se rejuvenezcan, por lo que no hay que actuar en ellos. Se espera que de aquí a un año, vuelvan a crecer. La parte de quejigos, podría estar recuperada en un plazo de dos años pero la zona de pinar, podría tardar entre 30 y 40 años en volver a la normalidad. A ello cabe sumarle que hay zonas a las que es imposible acceder porque el fuego llegó a alcanzar cotas de 2.300 metros.

Comentarios