Menos presupuesto y "duro" plan de ajuste para "sacar a flote" las arcas de Sariñena

El Ayuntamiento de Sariñena reducía para 2012 su presupuesto, que asciende a 6.039.784 euros, medio millón de diferencia con el anterior. La deuda global contraída por el consistorio supera del mismo modo los seis millones de euros, por lo que se ha elaborado un plan de ajuste económico que incluye medidas “duras”.

Con la aplicación de estas medidas correctoras se pretende alcanzar un techo de gasto corriente de 1,2 millones de euros y salvar en primer lugar, tal y como indica el Real Decreto, la deuda con proveedores de la capital monegrina que es de 2,1 millones de euros. Las facturas pendientes son casi 1.400, todas ellas anteriores a la toma de posesión del equipo de gobierno (PAR-PP) en junio de 2011.

El plan de viabilidad contempla: la subida del IBI urbano para este año y del IBI rústico para 2013; la supresión de contratos temporales; la no sustitución de jubilaciones o prejubilaciones, ni contratación de personal eventual, ni pago de pago de horas extraordinarias; la reclasificación del puesto secretario-interventor; o la externalización de algunos servicios como la Escuela de Música o el agua potable, etc.

PRESUPUESTOS

En cuanto al presupuesto de 2012 era aprobado en “tiempo y forma” en diciembre, tan sólo tres meses después de llevar a pleno los del ejercicio anterior, que ya contemplaban un desfase presupuestario de 670.000 euros en obras de la legislatura anterior. Del mismo modo las cuentas de este año asumían 1,5 millones de euros destinados en su totalidad al pago de obras iniciadas y otras acabadas también de la anterior corporación municipal socialista.

Por esta razón y por la situación de las arcas, el alcalde, Francisco Villellas, anunciaba la imposibilidad de acometer nuevos proyectos en la capital monegrina y que tan sólo habría dinero para obras con carácter de urgencia.

En lo que respecta a la institución comarcal de Los Monegros, aprobaba en el mes de febrero 7,7 millones de euros, un presupuesto calificado por el equipo de gobierno (PAR-PSOE) como “ajustado, austero y realista, y que permite mantener los servicios y los puestos de trabajo”. Por el contrario, para CHA en la oposición “hay partidas muy elevadas para cargos políticos y cargos de confianza, y además son farragosos” y para el PP, también criticaban que “no se podían aprobar sin tener la liquidación de la cuenta del año anterior”.

Comentarios