La Escuela de Restauración de Huesca recupera un retablo de Rasal

Fruto de la colaboración entre la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, Ubicada en Huesca, y la Dirección General de Patrimonio, los alumnos de este centro trabajan en la actualidad en la restauración de un retablo de la iglesia de San Vicente Mártir de Rasal. Se trata de una pieza del siglo XVIII tallada en madera dedicada a la Vírgen del Rosario.

Pero no es la única obra que han conseguido salvar de la destrucción. Hace unos meses finalizaron la restauración de unas sargas de la iglesia de San Nicolás de Bari de Casbas de Huesca. Unas piezas de 12 metros cuadrados del siglo XVI que fueron pintadas con la técnica de temple de cola. En este caso, fueron 15 alumnos los que participaron en la restauración durante tres cursos.

También han llevado a cabo la restauración de otros elementos de parte del patrimonio altoaragonés, ya que, con 10 alumnos por aula, sus estudiantes aprenden con obra real.

Con más de medio centenar de estudiantes, la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, ubicada en Huesca, sigue trabajando en mantener vivo el patrimonio aragonés pese a la situación en que se encuentran tras la sentencia del Tribunal Supremo en la que se rechazaba que las escuelas superiores de enseñanzas artísticas impartan titulaciones de grado.

Jesús Ignacio Mustienes, Jefe de Estudios de la Escuela Superior de Restauración de Huesca, habla de la restauración como una “anomalía” dentro de las enseñanzas artísticas, ya que se trabaja con un método de trabajo científico basado en el análisis, diagnóstico y aplicación de tratamiento.

Creada en 2001, antes de estar en su actual ubicación, la Escuela de Conservación estuvo en el Convento de las Capuchinas.

Comentarios