Agentes de Protección de la Naturaleza localizan cebos envenados en Binéfar

La investigación llevada a cabo por los Agentes de Protección de la Naturaleza (APNs) del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón en el municipio de Binéfar permitía detectar la colocación de cebos envenenados en el medio natural. Las pesquisas conducían a una nave industrial en la que se encontraban varias decenas de pequeñas bolsas cebos raticidas, muchas de ellas ya consumidas.

La declaración de los responsables de la empresa confirmaba el uso de este tipo de cebos con el fin de eliminar roedores, aunque es una empresa autorizada para el control de plagas, la responsable de la colocación, mantenimiento y retirada de los cebos.

El uso de venenos en el medio natural puede constituir un delito contra el código penal, contemplado en el artículo 336 y castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses.

Los hechos se remontaban a los primeros días de marzo, cuando la localización de varias aves muertas, entre ellas urracas, tórtolas turcas y palomas, puso sobre alerta a los Agentes. Una mortandad de esas características hacía sospechar como causa principal un posible envenenamiento, por lo que activaron inmediatamente el protocolo para la localización de los supuestos cebos envenenados y del causante.

Tras remitir las muestras al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente posee en la finca de La Alfranca (Pastriz, Zaragoza), y realizarles las respectivas necropsias, se confirma la muerte por envenenamiento. Los Agentes realizabann entonces una inspección ocular del lugar del hallazgo así como en un amplio radio en torno al mismo, teniendo en cuenta los desplazamientos habituales que realizan las aves en la zona a las áreas de alimentación, bebida, dormideros, etc.

Sin descartar ninguna hipótesis, los APNs inspeccionan detenidamente diferentes puntos del coto de caza, cultivos agrícolas, instalaciones ganaderas y naves industriales, entre otras.

Este tipo de cebos raticidas son de uso legal en interiores, aunque su uso en el medio ambiente tiene una regulación más restrictiva, debiendo colocarse únicamente por personal especializado y de forma que no sea accesible a ningún animal, salvo a los que está destinado.

Los APNs procedieron a retirar del medio todos los cebos e iniciaban diligencias, de cara a las posibles responsabilidades de la empresa. Las muestras de las aves muertas han sido remitidas desde el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca al laboratorio de referencia con el fin de determinar la sustancia causante de la mortandad de aves y confirmar su relación con los cebos localizados.

La utilización de venenos en el medio natural, una práctica de épocas pasadas que ha vuelto a repuntar en gran parte de España, constituye una de las amenazas más graves para la conservación de numerosas especies, tanto de mamíferos como de aves, especialmente necrófagas como alimoche, milano real o quebrantahuesos.

Comentarios