García Blasco: “La reforma laboral es esperada pero también desesperada por el empleo y habrá que ver qué efectos produce”

El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza y catedrático de Derecho del Trabajo, Juan García Blasco, ha señalado en Huesca que la reforma laboral del gobierno de Rajoy es una norma esperada “pero también desesperada por el empleo”, por lo que articula fórmulas para, a través de ellas, “ver si consigue reactivar la ocupación”. Para el catedrático, este es el gran desafío de la norma, que acaba de iniciar su trámite parlamentario y sobre la que habrá que ver “qué efectos produce”.

Según García Blasco, el nuevo contrato para jóvenes que establece la reforma, que incluye el cobro del salario mínimo interprofesional con un periodo de prueba de un año, pretende estimular a las empresas pequeñas a la contratación de jóvenes. Se caracteriza, porque “que al dilatar el periodo de prueba en el tiempo permite mantener el puesto de trabajo”. Ahora bien, decano de la Facultad de Derecho ha señalado que esta figura “es criticable” porque el periodo de prueba es de larga duración y durante este tiempo, hay “desestimiento libre del empresario”. En este sentido, ha señalado que “tengo mis dudas sobre dicho contrato y si sigue así en la reforma, habrá que ver qué efectos produce, ya que es todavía muy temprano para valorarlo”.

La solución al desempleo juvenil pasa, según García Blasco, porque las empresas tengan interés por contratar a los jóvenes y esto implica “dar a las pequeñas y medianas empresas estímulos suficientes de carácter económico y crediticio que hagan atractiva la contratación de los jóvenes”. La reforma hace algunos intentos con distintas figuras pero “se necesitan también otros instrumentos que hoy son insuficientes para que este sector de la población, el más castigado por el desempleo, encuentre un lugar en el mercado de trabajo”.

Para García Blasco, el esfuerzo principal debe centrarse en dar formación a los jóvenes que están parados “porque no saben hacer nada”, en el sentido de que tienen formación básica y carecen de cualificación profesional para ser “empleables” y encontrar un puesto de trabajo.

Comentarios