El partido CDF denuncia una deficiente previsión y reacción en el incencio de Castanesa

El grupo político Convergencia Democrática de la Franja en la Ribagorza denuncia, en nota de prensa, la deficiente gestión en la previsión y reacción en la extinción del incendio de Castanesa así como la poca transparencia mostrada desde las administraciones y se unen a la petición de ayudas de rehabilitación medioambiental de los valles afectados y de la actividad social y económica de sus municipios, especialmente en los sectores turístico, agrícola y ganadero.

Este domingo se cumplía un mes desde la extinción del incendio de Castanesa y desde el partido Convergencia Democrática hacen una valoración negativa de cómo se actuó.

En su comunicado explican que “desde el inicio, la previsión de fuertes vientos y el descuidado estado de los montes presentaban un escenario alarmante que requería extremar las medidas de actuación”. Afirman que “antes de ese momento, existieron contactos entre las dos administraciones autonómicas (catalana y aragonesa): el mismo viernes representantes de la Generalitat acudieron al puesto de mando de Laspaúles a ofrecer los medios humanos y técnicos disponibles” y denuncian que como respuesta recibieron un “ya os diremos”. Desde CDF piden explicaciones del motivo que les llevó a pedir ayuda pasadas las veinticuatro horas, “con el agravante que ello supuso en las dimensiones y consecuencias del incendio”.

Convergencia afirma, además, que “con el fuego controlado, empezaron las autocomplacencias”. En su opinión, afirman que hubo buena coordinación pero tardía y destacan las palabra del delegado del Gobierno de Aragón en Huesca, José Luis Moret, “quien comentó las posibles irregularidades en la coordinación, comentarios que fueron neutralizados a posteriori por otros colegas políticos”, explican.

Destacan, además, que el número de hectáreas quemadas declaradas por GA no son las reales. “Vecinos de la zona afectada tienen su propia versión. La superficie de afección del fuego no son 1.900 sino alrededor de 3.000 hectáreas, mapa topográfico en mano. La versión oficial no cuadra a muchos ribagorzanos”.

Comentarios