Top Fly deberá pagar 4,7 millones de euros a los alumnos que dejó “en el aire”

La escuela de pilotos Top Fly, que operó en el aeropuerto Huesca-Pirineos, formando a pilotos llegados de China, y que no sólo cerró sus instalaciones de Huesca, sino también la sede de Sabadell (Barcelona), ha sido condenada a devolver a los alumnos afectados, que no pudieron acabar el curso, las cantidades íntegras que pagaron a la escuela. El dinero asciende a 4,77 millones de euros. En pocos días finalizará el plazo de un mes, dado por la jueza para que se les reintegre el dinero.

Top Fly cerró en junio del año pasado en Sabadell, tras interrumpir los cursos, y dejar sin licencia a sus 89 alumnos. La mayoría de ellos había pagado entre 54.000 y 89.000 euros, aunque hay algunos importes inferiores. Top Fly también deberá devolver los expedientes académicos a los alumnos.

Según el abogado de los alumnos afectados, Joaquín Nebra, con esta actuación de la escuela de pilotos, quedaron vulnerados los intereses económicos, profesionales y vocacionales de los alumnos, ya que perdieron el dinero que invirtieron y, en la mayoría de los casos, la posibilidad de seguir su formación de piloto, porque no disponen de la misma cantidad de dinero para invertir en otra escuela. Las dificultades para conseguir el reembolso del dinero serían importantes, ya que la compañía cerró alegando problemas económicos. Por ello, los afectados estarían estudiando llevar a cabo acciones penales, por si hubiera alguna actuación delictiva por parte de los socios de la empresa.

La sentencia se hizo pública a mediados de marzo. Top Fly contaba con 10 días para apelar la sentencia, si lo consideraba y, posteriormente, había un periodo de un mes, para que devolviese el dinero. En caso contrario, se presentaría una querella criminal.

La escuela de pilotos Top Fly cerró sus puertas en Huesca en febrero del pasado año 2011. Contó, en algún momento con hasta 150 alumnos chinos. Ese año la previsión era que llegaran 3 nuevas promociones para iniciar su formación (con una duración próxima a los 14 meses), pero la crisis y los acuerdos que no se pudieron cerrar con las compañías aéreas chinas desembocaron en el cierre.

Top Fly llegó a contar con 28 instructores de vuelo, 5 administrativos y 7 mecánicos en sus instalaciones de Huesca.

Comentarios