Huesca carece de espacios suficientes para los peatones

Urban mapa calidad vida Huesca

La ciudad de Huesca no cuenta con espacios suficientes para el peatón. Es el principal problema que ha detectado la empresa que realiza el Plan de Movilidad de la ciudad, Doymo. Por el contrario, destaca la concienciación de los ciudadanos con los desplazamientos a pie y el descenso en el número de accidentes de circulación en los últimos años.

Audio sin título
Audio sin título

Se trata tan solo de algunas de las conclusiones a las que se ha llegado tras más de 2.000 encuestas telefónicas, a pie de calle y conductores de la ciudad de Huesca. La diagnosis del Plan de Movilidad Urbana Sostenible arroja, sin embargo, “conclusiones positivas” según la alcaldesa oscense, Ana Alós, que refuerzan la idea de que “Huesca está preparada para la transformación”.

Pese a esa predisposición por realizar los desplazamientos a pie, el peatón solo cuenta en la ciudad con el 45% del espacio vial, e incluso hay zonas donde el porcentaje de aceras sobre las vías para vehículos es inferior al 40%.

Otro problema para el peatón es la anchura de las aceras, el 20% de las que recorren la ciudad incumplen la amplitud de 1’8 metros que establece la normativa de accesibilidad.

Además, queda claro que Huesca es una ciudad cómoda para el caminante: los tiempos de desplazamientos entre diferentes puntos se quedan en una media de 15 minutos, una cifra que disminuye si el desplazamiento se hace en bicicleta y que aumenta si el transporte utilizado es el autobús o el vehículo privado.

En este sentido, en la capital altoaragonesa se producen 72.000 desplazamientos, de ellos 31.000 son dentro de la ciudad y, de estos, 9.000 tienen una media inferior a un kilómetro de distancia.

Si se habla de bicicleta, el problema reside en una red ciclista incompleta e inconexa en muchos casos.

En cuanto al transporte público, el estudio destaca que es un servicio poco competitivo pese a que el 80% de la población tiene una parada de autobús a menos de 250 metros de su casa. Fallan las frecuencias, que son muy bajas, el escaso uso del mismo o que el incremento de la demanda coincide con las puntas escolares (es decir, con las horas de entrada y salida de los colegios).

La diagnosis del Plan de Movilidad destaca además que, en contra de lo que se cree, no hay déficit de aparcamiento residencial, e incluso el 80% de la población puede aparcar su coche en el garaje. Donde sí están saturados los aparcamientos es en alguna zona central, donde no hay zona azul o su oferta es escasa. En este sentido, se apunta que la zona azul “funciona correctamente” (con una media de 6’5 vehículos por plaza y día) y que el resto de párkings públicos están infrautilizados. Existe además un problema de “indisciplina de estacionamiento” relacionada con los centros escolares y la entrada y salida a clase.

Por todo ello, destacan desde Doymo la necesidad de impulsar una nueva cultura de la movilidad, donde el ciudadano puede mejorar su calidad de vida, y aumentar la actividad comercial.

Comentarios